El nuevo presidente de la FIA, Mohammed Ben Sulayen, ha cumplido lo prometido, dar un importante golpe en la mesa tras lo ocurrido en la última carrera de Abu Dabi en lo que el máximo organismo ha denominado, «un nuevo paso en la F1». Justo un día antes de la presentación de Lewis Hamilton y Mercedes, ya ha rodado la primera cabeza, antes que el primer coche.

Así se ha hecho oficial, y apoyado por unanimidad por el CEO de F1 (Stefano Domenicali) y los directores de los equipos. Tanto el KO del director de carrera, Michael Masi, como anunciar la llegada del VAR a la nueva sala de comisarios para la toma de decisiones durante las carreras.

En primer lugar, para ayudar al director de carrera en la toma de decisiones, se creará una Sala de Control de Carrera Virtual. Al igual que el árbitro de asistencia por video (VAR) en el fútbol, se ubicará en una de las oficinas de la FIA como respaldo fuera del circuito. En conexión en tiempo real con el director de carrera FIA F1, ayudará a aplicar la normativa deportiva«utilizando las más modernas herramientas tecnológicas», asegura Ben Sulayem.

En segundo lugar, se eliminarán las comunicaciones directas por radio durante la carrera, actualmente retransmitidas en directo por todas las televisiones, para proteger al director de carrera de cualquier presión y permitirle tomar decisiones con tranquilidad.»Todavía será posible hacer preguntas al director de carrera, de acuerdo con un proceso bien definido y no intrusivo», asegura el presidente.

En tercer lugar, el Comité Asesor Deportivo de F1 reevaluará los procedimientos para quitar vueltas detrás del coche de seguridad y los presentará a la próxima Comisión de F1 antes del comienzo de la temporada.