El estado de Florida registra un repunte de casos semanales con la alarmante cifra de 73.199 nuevos contagios en la semana del 16 al 22 de julio, un aumento del 60 % respecto de la anterior (45.584 casos), más que ningún otro estado del país, según datos del Departamento de Salud de Florida (FHD, en inglés) publicados el pasado viernes.

La tasa de positividad alcanzó el 15.1 %, con un promedio de 10.000 nuevos contagios diarios para un acumulado total de cerca de 2,5 millones de casos en el estado desde el inicio de la pandemia el 1 de marzo de 2020, según el FHD, que ahora solo informa de la incidencia de la covid-19 una vez por semana.

El pasado 21 de julio, el coordinador de la respuesta contra el coronavirus de la Casa Blanca, Jeffrey Zients, explicó que tres estados con bajo índice de vacunación, Florida, Texas y Missouri, acumulan el 40 % de los casos. Uno de cada cinco casos de los que se registran en todo el país está en Florida.

Además, la pasado semana se contabilizaron 282 muertes por la covid-19 en Florida, un estado con solo el 48,5 % de su población vacunada completamente y con los hospitales en alerta máxima por el aumento del número de infectados hospitalizados.

Hoy la cadena de hospitales AdventHealth, la mayor del centro de Florida, elevó el nivel de emergencia a rojo debido al aumento veloz de pacientes con la covid-19.

Por su parte, Carlos Migoya, director general del mayor sistema de hospitales del sur de Florida Jackson Health, señaló que ahora el 10 % de los pacientes que dieron positivo a la covid-19 han contraído la cepa que se originó en Colombia.

Las autoridades sanitarias estiman que cerca del 90 % de las personas hospitalizadas por la covid-19 no han recibido la vacuna.

Así las cosas, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, se niega, sin embargo, a implementar medidas de prevención obligatorias como el uso de mascarilla, incluido en colegios, y el uso de la distancia social. EFE