El aborto estará prohibido en la Florida a partir de las 15 semanas de gestación al menos que la vida de la madre este en peligro o el feto no sea viable, luego de que el Senado estatal aprobara un proyecto de ley que fue respaldado en pleno por el Partido Republicano.

El proyecto de ley pasó 23-15 tras provocar un amargo debate a medida que avanzaba en la legislatura, ya que los republicanos rechazaron repetidamente los intentos de los demócratas de agregar exenciones para los embarazos causados por violación, incesto o tráfico de personas.

El proyecto de ley de Florida contiene excepciones si el aborto es necesario para salvar la vida de la madre, evitar lesiones graves a esta o si el feto tiene una anomalía fatal.

Los republicanos de todo el país se han movido para restringir el acceso al procedimiento después de que la Corte Suprema de Estados Unidos señalara que mantendría la prohibición del aborto de 15 semanas de Mississippi y potencialmente anularía Roe v. Wade. Se espera una decisión en ese caso a finales de este año.

En estos últimos días de sesión los legisladores de Tallahassee estaban en una carrera contra el reloj para aprobar el presupuesto y las leyes más importantes para ellos que quedan pendientes, temas que afectan a muchos como el aborto y la inmigración.

Al acercarse el cierre de la sesión aumentaron las tensiones. Estudiantes contrarios al proyecto de ley que prohibiría discusiones sobre la orientación sexual y la identidad de género en los grados de primaria, se hicieron escuchar en el capitolio estatal.

Pero el tema del jueves en la agenda del Senado era el proyecto de ley sobre el aborto. Para Manny Díaz, senador estatal republicano, todo está claro. «Yo soy provida y yo creo en proteger la vida, y estoy en contra del aborto. Claro, estamos rebajando sólo de 24 semanas a 15 semanas pero son cuatro meses todavía. La discusión sobre cuándo un bebé se convierte en humano no se puede tener: a los cuatro meses tiene las manos formadas y los órganos formados en un bebé», dijo.

Lauren Book, senadora estatal demócrata, indicó que «el no tener excepciones por casos de violación o incesto es terrible». La legisladora, quien a los 13 años fue víctima de violación, argumentó en el pleno que incluir estas excepciones era lo correcto y lo humano.

Por otra parte, la mayoría republicana también apoya al gobernador Ron DeSantis en el control de la llegada de inmigrantes indocumentados a la Florida.

Jeannette Núñez, vicegobernadora de la Florida, apuntó: «Nosotros tenemos el derecho de saber quién está llegando a nuestro estado y el gobernador hace unos meses atrás mandó una carta a la administración de Biden y les pidió información. Nos tienes que dejar saber quiénes están dejando entrar y ellos se han negado a darnos la información y eso es preocupante para todos los floridanos».

Entre sus principales medidas, este proyecto de ley impediría a compañías que hagan negocios en la Florida si transportan a personas que han entrado a Estados Unidos de forma ilegal.

Pero algunos senadores demócratas apuntan que eso es algo que no deben estar debatiendo. «Porque la ley federal es la que hace inmigración, no el estado, y al meterse en esto vamos a terminar en las cortes como todas estas leyes inconstitucionales que pasan y lo que causa es muchísimos problemas para las personas que están aquí, muchas de ellas de países comunistas», arremetió Annette Taddeo, senadora estatal demócrata.

La mayoría republicana rechazó una enmienda presentada por Taddeo de hacer una excepción con inmigrantes indocumentados que lleguen de países comunistas, porque argumentan que se trata de tener control sobre quién llega al estado.