Los salarios ya no llegan para pagar la vivienda en el Sur de la Florida, que se ha convertido en el mercado inmobiliario menos accesible de los Estados Unidos, peor incluso que Nueva York. Para ser propietario hay que destinar el 78,7 % de los ingresos a ese fin y con los alquileres por las nubes, los desalojos no cesan.

Esta situación afecta a buena parte de los habitantes de Florida que quieren comprar o rentar una vivienda.

La demanda de viviendas en Florida está aumentando los precios de alquiler y el valor de las viviendas en todo el estado. Eso es una victoria para quienes venden propiedades, pero crea desafíos financieros para inquilinos y compradores.

En el condado Palm Beach, los precios de alquiler se han disparado entre un 15 y un 40 por ciento. Mientras que en la Costa del Tesoro, los alquileres han aumentado hasta un 42 por ciento en algunas áreas.

La llegada de personas con mayor capacidad adquisitiva hizo que los precios se disparasen, mientras que los salarios se han quedado atrás.

Si el valor medio de la vivienda según RealtyHop, es de 589.000 dólares, el ingreso promedio de cada hogar se queda en los 39.000 dólares, según las últimas cifras de la Oficina del Censo.

Y en la renta la situación es igual o peor. En 2021, cinco de las diez ciudades estadounidenses donde más subieron los alquileres de vivienda fueron de Florida, según un reporte del portal inmobiliario Zumper.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER