La guardia costera de los Estados Unidos encabeza un operativo anti-drogas en aguas del mar Caribe y en el este del océano Pacífico. El más reciente golpe al narcotráfico se concretó esta semana cuando lograron incautar cerca de 3.5 toneladas de cocaína. Se calcula que el valor de mercado de esta cantidad de droga asciende a 143,5 millones de dólares.

Como resultado del operativo, nueve personas quedaron detenidas bajo cargo de tráfico ilegal de estupefacientes.

Según informó la guardia costera, un avión de patrullaje de esa fuerza divisó el pasado 16 de abril una embarcación sospechosa. Al acercase a controlarla, encontraron 1.815 kilogramos de cocaína y arrestaron a cinco personas a bordo del barco. La nave fue destruida por ser considerada un riesgo para la sociedad.

Pero el operativo de patrullaje prosiguió y el 20 de abril, el equipo encontró otro barco con 1.100 kilos de cocaína y arrestaron a cuatro personas más. Algo similar ocurrió el 23 de abril, cuando se decomisaron otros 550 kilos de cocaína.

Los tres operativos ocurrieron en el este del océano Pacífico. Se desconoce cuál fue el puerto de salida de los cargamentos, ni si todos provenían del mismo origen.

Todo esto llegó hoy oficialmente a los Estados Unidos, ingresando por el puerto Everglades, en Fort Lauderdale, en un operativo conjunto entre la guardia costera y la DEA (Administración de Control de Drogas, por sus siglas en inglés).

Desde el pasado primero de abril, el Comando Sur incrementó sus operaciones anti-narcóticos en el hemisferio occidental para intentar ponerle fin al tráfico de drogas. Varias agencias, como el Departamento de Defensa, el de Justicia y el de Seguridad Interna, cooperan con estos esfuerzos internamente en el país. En el exterior, hay intervención de la DEA, el FBI (Buró Federal de Investigaciones, según sus siglas en inglés), la guardia costera, la marina y el departamento de inmigración.

Las embarcaciones en las que se encuentra la droga son secuestradas y en su mayoría destruidas de inmediato. Desde que se decomisa la droga hasta que esta ingresa al país para ser eliminada, pasan semanas -y hasta dos meses como en este caso-, porque el proceso de control es extremadamente detallista para evitar que se pierda parte de lo incautado.

Más inusual aún fue el segundo anuncio hecho por la guardia costera. La guardia costera confiscó también 31 kilos de cocaína en un crucero. No otorgaron a la prensa datos acerca de en qué empresa de cruceros ocurrió, ni si hubo arrestos en este operativo.

Desde la década de los ’80, los agentes que incautan este tipo de cargamentos reciben incentivos económicos basados en un proporcional del cargamento encontrado. De tal manera, el gobierno de los Estados Unidos logró poner fin a una espiral de corrupción que se había generado 40 años atrás.

Según datos del CBP (Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos, por sus siglas en inglés), en un día típico, la agencia incauta más de 1.600 kilos de drogas ilegales en las fronteras del país.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER