El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, presentó este jueves una iniciativa para combatir el avance de la covid-19 a través de tratamientos con anticuerpos monoclonales que ofrecen fármacos como el Regeneron, en momentos en que el estado registra picos de hospitalizaciones y casos.

Desde Jacksonville (EE.UU.), el gobernador anunció la puesta en marcha en esta ciudad del noreste floridano de una “unidad de respuesta rápida” en la que se suministrará este tratamiento “salvavidas”, dijo, muy efectivo en las fases iniciales de la enfermedad y para personas de alto riesgo.

“Estos tratamientos han demostrado ser exitosos, con ensayos clínicos que dieron como resultado una reducción del 70 % en la hospitalización y muerte de los pacientes con covid-19”, manifestó.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) otorgó una autorización de emergencia que dio luz verde a estos tratamientos en noviembre de 2020, es decir un mes después de que lo utilizara el entonces presidente Donald Trump cuando en octubre de 2020 resultó contagiado de covid-19.

DeSantis reconoció que una abrumadora mayoría de hospitalizados son personas no vacunadas, pero hay otras vacunadas que igual resultan contagiadas y de ahí la importancia de esos tratamientos, los cuales no son muy conocidos por la población y son válidos para personas mayores de 12 años.

El anuncio del gobernador se da cuando Florida bate un nuevo récord de casos desde el inicio de la pandemia: 24.753 nuevos contagios diarios, de acuerdo con la contabilidad de los gubernamentales Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) dada a conocer el miércoles.

Como estos picos de casos no son uniformes, el Gobierno de Florida podría empezar a difundir cifras desglosadas por condados, como sugirió hoy en rueda de prensa el gobernador estatal, Ron DeSantis.

Asimismo, los ingresos hospitalarios por covid-19 en Florida continuaron hoy por encima de los 15.000 por tercera jornada consecutiva, al notificarse el jueves un total de 15.796 pacientes, mientras la presión en los centros llega a sus límites con el 85,31 % de ocupación de camas.

El total de hospitalizaciones por el coronavirus representó el 26,85 %, según cifras reportadas por 253 centros médicos del estado al Departamento de Salud y de Servicios Humanos (HHS).

Las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de Florida vuelven a estar en alto riesgo por esta nueva ola de la pandemia, con el 91,36 % de ocupación de camas, es decir, 3.232 ingresados, de ellos el 49 % a causa de la covid-19.

Mientras los hospitales, que registran picos de ingresos pediátricos por la enfermedad, sufren el embate de variante delta y los distritos escolares debaten el uso obligatorio de las mascarillas, DeSantis confirmó que Florida solicitó a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) ventiladores mecánicos para aumentar el número disponible.