La FIFA implementará una nueva tecnología en el Mundial de Qatar de este año que ayudará a los árbitros detectar la posición adelantada, la cual utilizará un sistema de cámaras de seguimiento a las extremidades del jugador.

La FIFA anunció que está lista para lanzar una tecnología semiautomatizada para confirmar el fuera de juego. La tecnología utiliza varias cámaras para monitorear los movimientos de los jugadores, además de un sensor o microchip en el balón, y rápidamente mostrará imágenes en 3D en las pantallas de los estadios del torneo para ayudar a los hinchas a entender las decisiones de los árbitros.

Será la tercera Copa del Mundo seguida en la que la FIFA presenta una tecnología nueva para ayudar a los árbitros.

La tecnología de la línea de gol estuvo lista para el Mundial de 2014 en Brasil, después de un notorio error arbitral en 2010. Y Rusia 2018 fue el primer Mundial con videoarbitraje.

El nuevo sistema de fuera de juego promete decisiones más rápidas y precisas que las que se toman actualmente con el sistema de Árbitro Asistente de Video (VAR), aunque en el Mundial de 2018 se evitaron grandes errores en las decisiones sobre el fuera de juego.

Cada estadio de Qatar tendrá 12 cámaras bajo la cubierta del estadio sincronizadas para seguir 29 puntos de datos en el cuerpo de cada jugador 50 veces por segundo. Los datos se procesan con inteligencia artificial para crear una línea de fuera de juego en 3D que avisará a la sala del VAR.

Un sensor en el balón del partido rastrea su aceleración y da un “punto de saque” más preciso — cuando se da el pase decisivo — para alinearlo con los datos de la línea de fuera de juego.