Facebook planea poner fin a su política que, en la mayoría de los casos, protege a los políticos de sus reglas de moderación de contenido, que se aplican a los usuarios en general. Este cambio podría afectar, a nivel global, a funcionarios electos o candidatos que usan la red social.

Según The Verge, esto se produce luego de que la Junta de Supervisión (Oversight Board), un grupo independiente financiado por Facebook para revisar sus fallos de contenido, comunicó su decisión de suspender al ex presidente de Estados Unidos Donald Trump, pero criticó el trato especial que le brinda la red social a los políticos.

Desde la Junta de Supervisión espresaron: “Las mismas reglas deben aplicarse a todos los usuarios”. Así, le dio tiempo a Facebook hasta el 5 de junio para responder a sus recomendaciones de políticas. Facebook también estaría planeando hacer cambios en el sistema aplicado a cuentas que rompen sus reglas de contenido. Hoy, el proceso de advertencia incluye informar a los usuarios cuando hayan recibido un aviso por violar sus reglas que podría dar lugar, posteriormente, a una suspensión.

La compañía de Mark Zuckerberg, históricamente, no ha intervenido en los discursos de los políticos en sus posteos. Los ejecutivos de la compañía (incluido su CEO) han señalado que su negocio no es vigilar el discurso de los políticos.

Durante los últimos años, la red social ha tenido una lista de cuentas políticas que no están sujetas a los mismos procesos de verificación de datos o moderación de contenido que se aplican a otros usuarios. En 2019, un grupo de empleados pidió que se disolviera la lista, citando investigaciones internas que mostraban que las personas eran particularmente propensas a creer falsedades si las compartía un funcionario electo, según difundió The Information.

La compañía de Mark Zuckerberg no ha intervenido en los discursos de los políticos en sus posteos. 
REUTERS/Erin Scott/Foto de archivo

Más allá del contenido expresamente ilegal, como la pornografía infantil, la red social solo tomaría medidas contra los comentarios de los políticos si pudieran provocar daños físicos de manera creíble o desalentar la votación. El contenido de otras fuentes que comparten los políticos, como enlaces de noticias o videos, ya ha sido objeto de verificación de datos, un paso que puede reducir en gran medida la distribución de publicaciones.

De acuerdo a las nuevas políticas de la compañía, las publicaciones realizadas directamente por políticos aún no estarán sujetas a revisión por parte de la red de verificadores de hechos independientes de la empresa. Pero por primera vez estarán abiertos a la aplicación de más reglas, para temas como el acoso en línea, que se aplica a otros usuarios.

La nueva política para Facebook podría usar su exención de interés periodístico para dejar una publicación que de otro modo sería eliminada. Pero se comprometería a revelarlo cuando lo haga.