Chill It es una máquina que consigue enfriar líquidos en tan solo unos segundos. Beber una cerveza fría o un refresco frío ayuda a pasar los meses de calor en verano y este invento podría llegar muy pronto al país, al menos así lo aseguran los creadores.

Los desarrolladores de Chill It son un grupo de universitarios que idearon esta nevera por un trabajo de una asignatura. El proyecto de clase consistía en presentar una innovación y en enseñar cómo se podría llevar a cabo –explica Santiago Schmidt, uno de los creadores de Chill It a OMICRONO-. No había que hacerlo físicamente”.

La idea surgió cuando los universitarios salieron a la calle y comprobaron la cantidad de frigoríficos llenos de bebidas que había en los comercios. Algo normal, puesto que nadie quiere beber una cerveza caliente, sin embargo, ¿qué pasaría si las bebidas solo necesitasen estar unos segundos en una máquina para servirse fría?

Consiguieron construir Chill It, la máquina que enfría bebidas en 30 segundos, en concreto, han logrado que pase de estar a 25ºC a 3ºC.

De la primera inmersión fallida al éxito

Así es el modelo final de Chill It.
Así es el modelo final de Chill It.
Chill It

Nuestro sistema se basa en el hardware y cualquier cambio, por pequeño que sea, es muy complejo– narra Schmidt-. Hay que soldar un componente en la placa y comprobar que todo va bien”.

A finales de 2018 ya contaban con un prototipo básico, pero fiable: “Nuestro objetivo era enfriar bebidas en un minuto y esa máquina lo conseguía en 20 o 25 segundos”. Esta nueva tecnología para enfriar líquidos en poco tiempo debía pulirse y había que construir una máquina más presentable: “Eso lo conseguimos a mediados del 2019”.

Con este aparato, se ahorra aproximadamente un 50% de energía: “A nivel energético, reduce el consumo de electricidad, si lo comparamos con las máquinas frigoríficas tradicionales”. Mientras una nevera de toda la vida está en funcionamiento todo el día, Chill It solo funciona “bajo demanda”.

Da igual que sea una botella de plástico, una de vidrio o una lata de aluminio”, menciona Schmidt. Solo es necesario introducir el envase en la máquina, y 30 segundos después ya tendremos una bebida fría lista para servir.

Aunque la crisis sanitaria retraso su proyecto algunos meses, Schmidt asegura que el 2020 lo dedicaron “casi en exclusiva al desarrollo de las máquinas“. En un par de meses esperan tener listas las máquinas para “ponerlas delante de los organismos reguladores de España” y estiman que en 2022 sus neveras ya estén en bares y restaurantes. 

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER