El cáncer de intestino es el tercer cáncer más común en los Estados Unidos, con casi 41,000 personas diagnosticadas con la enfermedad cada año en el país.

También es la tercera causa principal de muertes relacionadas con el cáncer en hombres y mujeres en EE.UU., según cancer.org, y es responsable por cobrarle la vida a al rededor de 50,000 personas al año en el país.

Como en cualquier tipo de cáncer, la detección temprana a menudo permite más opciones de tratamiento. Y, mienras una colonoscopia es la manera más acertada de saber si padeces de este cáncer, también hay señales tempranas que te pueden ayudar a detectar si deberías preocuparte.

Pero, ¿Cuáles son los síntomas de un posible cáncer de intestino? Le hemos pedido a un experto que nos guíe…

¿Qué es el cáncer de intestino?

El cáncer de intestino, también conocido como cáncer colorrectal, afecta el intestino grueso, afirma Bowel Cancer UK.

El intestino grueso, también conocido como intestino grueso, está formado por el colon y el recto.

Cuando las células del cuerpo comienzan a dividirse y multiplicarse de manera descontrolada, esto conduce al desarrollo de cáncer, explica Cancer Research UK.

Si bien es más probable que el cáncer de intestino se desarrolle en el intestino grueso que en el intestino delgado, aún puede ocurrir cáncer de intestino delgado.

El intestino delgado contiene el duodeno, la parte del intestino que se conecta con el estómago, y el íleon, la parte del intestino que se conecta con el intestino grueso.

Cuando las células se vuelven cancerosas en el intestino grueso, pueden diseminarse a otras áreas del cuerpo, como el hígado o los pulmones. Esto se llama cáncer de intestino avanzado.

¿Cuáles son los principales síntomas del cáncer de intestino?

“Puede ser fácil pasar por alto los síntomas del cáncer de intestino, y la gente suele atribuir las variaciones en la evacuación intestinal o la inflamación a lo que comen o a los cambios en su cuerpo a medida que envejecen. Sin embargo, posponer la búsqueda de ayuda puede poner a la gente en riesgo. Al igual que ocurre con muchos tipos de cáncer, el de intestino es curable si se detecta en una etapa temprana”, dice Elizabeth Rogers, directora clínica asociada y médico de cabecera de Bupa UK.

“Si notas sangre en las heces, cambios en la evacuación intestinal, inflamación o dolor abdominal después de comer, acude a tu médico de cabecera lo antes posible. No lo pospongas, el diagnóstico temprano sí salva vidas. Otros síntomas pueden ser la pérdida inexplicable de peso y el cansancio extremo sin motivo”.

Aunque no haya sangre, hazte una revisión

La detección de rastros de sangre es un síntoma de alerta que nunca debe ignorarse. Pero eso no significa que sea el único síntoma, así que, aunque no haya sangre, consulta con tu médico de cabecera. “Se debe consultar con el médico de cabecera lo antes posible ante cualquier cambio en la evacuación intestinal, inflamación o dolor abdominal después de comer”, afirma Rogers.

Pon atención a los cambios

Cuando se trata de nuestros hábitos intestinales, lo que es normal para una persona puede ser diferente para otra. Por ejemplo, algunas personas tienen más evacuaciones intestinales diarias, mientras que otras lo hacen con mucha menos frecuencia. Un parámetro útil es acudir a consulta si se notan cambios que resultan en algo inusual para los propios hábitos.

“Siempre aconsejo a la gente que sea consciente de lo que es normal para ellos”, sostiene Rogers, “y que esté al pendiente de cambios inexplicables o persistentes, que podrían ser un indicador de cáncer”.

¿Y si ya tienes un historial de síntomas digestivos sospechosos?

Los problemas digestivos son muy comunes y estos síntomas no siempre indican un cáncer de intestino. También pueden ser consecuencia de afecciones como el síndrome del intestino irritable (SII), intolerancias alimentarias o trastornos intestinales inflamatorios, entre otras causas. Esto puede hacer que sea difícil saber cuándo hay que consultar de nuevo con un médico, especialmente si estos problemas intestinales han sido persistentes. Sin embargo, Rogers afirma que es importante “acudir al médico de cabecera” si se observa alguno de los cambios mencionados anteriormente. Si algo parece inusual, distinto o preocupante, lo mejor es ir a un chequeo.

¿Hay personas con mayor riesgo de padecer cáncer de intestino?

Rogers afirma que el cáncer de intestino es “raro antes de los 40 años”, pero es posible a cualquier edad. Algunas personas pueden estar en mayor riesgo, por ejemplo “si se tienen antecedentes familiares de cáncer de intestino, si se padece una enfermedad intestinal hereditaria como la poliposis adenomatosa familiar o el cáncer colorrectal hereditario sin poliposis, también conocido como síndrome de Lynch”.

Las personas con enfermedades intestinales inflamatorias de larga duración, como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, o que tienen antecedentes de neoplasias benignas (pólipos o adenomas) también podrían estar en un mayor riesgo. Rogers señala que otros factores, como la obesidad, el tabaquismo, una dieta carente de fibra o rica en carnes procesadas y rojas, y el consumo excesivo de alcohol, también podrían estar asociados con tasas más elevadas de cáncer de intestino.

¿Presentas cualquier síntoma? Acude a un chequeo

La enfermedad también puede afectar a personas sanas y en forma. Roberts es conocida por su afición a la vida saludable y por ser una gran corredora. Así que todo el mundo debería hacerse un chequeo si presenta algún síntoma.