El futuro de los Juegos Olímpicos de Invierno del 2022 podría estar en riesgo y es que Estados Unidos, a través de su Departamento de Estado, planea unirse al boicot en conjunto con sus aliados haciendo un llamado a los Derechos Humanos.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, habló con los medios  aseverando que la idea de un boicot parlamentario se está considerando junto a Joe Biden.

“Es [un boicot conjunto] es algo que ciertamente deseamos discutir. Un enfoque coordinado no solo será de nuestro interés, sino también de nuestros aliados y socios”, agregó.

Pese que aún no se ha tomado una decisión a diez meses de que se realice la justa, Price dijo que la administración de Biden se ha preocupado por los abusos contra los derechos humanos en China, en especial con las minorías étnicas en Xinjiang.

Las sanciones y acusaciones llegan desde la Unión Europea, Reino Unido, Canadá y ahora Estados Unidos por el genocidio contra los uigures, población musulmana autóctona de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang. En varias ocasiones, el gobierno de China ha negado todos los problemas.

Las tensiones entre Beijing y Washington se dispararon bajo la administración Trump, que intensificó una guerra comercial y trabajó para prohibir que las empresas de tecnología chinas hicieran negocios en Estados Unidos.