Estados Unidos expresó  su compromiso para “fortalecer” las relaciones en materia de defensa con Colombia, uno de sus principales aliados en la región. Así se pronunció en sus redes sociales el secretario de Defensa norteamericano, Lloyd Austin, luego de la conversación que mantuvo con el ministro de Defensa colombiano, Diego Molano.

“Hablé con el Ministro de Defensa Nacional de Colombia @Diego_Molano. Le expresé mi compromiso de fortalecer nuestra relación de defensa. Hablamos de seguridad regional, cambio climático, COVID-19 y respeto a los derechos humanos en el hemisferio occidental”, indicó Austin.

“Los líderes discutieron su interés compartido en profundizar la cooperación en temas estratégicos, incluyendo la respuesta al COVID-19, el cambio climático, la lucha contra el terrorismo y los estupefacientes, el intercambio de inteligencia y la garantía del respeto de los derechos humanos en Colombia y en todo el hemisferio”, apuntó el Departamento de Defensa norteamericano en un breve comunicado. Y agregó: “El Secretario Austin felicitó a Colombia por sus avances como Socio Global de la OTAN, y expresó su aprecio por las contribuciones de Colombia a la seguridad internacional y regional”.

Este contacto entre los responsables de las carteras de Defensa tiene lugar en medio de la crisis que está atravesando Colombia, donde persisten las manifestaciones sociales contra el Gobierno.

Al respecto, Estados Unidos destacó la decisión del gobierno de Iván Duque de desplegar un operativo para localizar a las personas desaparecidas en el marco de las protestas, y por su compromiso para investigar las denuncias de abusos contra los manifestantes.

Diego Molano, ministro de Defensa colombiano (REUTERS/Luisa González)
Diego Molano, ministro de Defensa colombiano

“Agradecemos los anuncios del gobierno colombiano para investigar las denuncias de uso excesivo de la fuerza por parte de la policía”, dijo la portavoz del presidente Joe Biden, Jen Psaki.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca destacó que el gobierno de Duque haya activado “una unidad especial de búsqueda para investigar los reportes de personas desaparecidas con 35 equipos desplegados en todo el país para seguir las denuncias recibidas a través de líneas directas las 24 horas”.

“Alentamos a las autoridades a que sigan trabajando para localizar a todas las personas desaparecidas lo antes posible. Ciertamente alentamos esas acciones”, señaló.

Psaki se refirió al tema al ser consultada en rueda de prensa sobre los reclamos de legisladores estadounidenses, entre ellos el congresista demócrata Jim McGovern, para que el gobierno de Biden denuncie “clara e inequívocamente la brutalidad policial en Colombia”.

Las protestas que estallaron en Colombia el 28 de abril dejan al menos 43 muertos, 15 en relación directa con las manifestaciones y 11 en proceso de verificación, según la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo de Colombia, el órgano constitucional que vela por los derechos humanos.

Las dos instituciones informaron que 290 personas habían sido reportadas como no localizadas. El Mecanismo de Búsqueda Urgente sigue activo respecto a 129 solicitudes.

El pedido de Washington a Bogotá se produce cuando la vicepresidente y canciller designada de Colombia, Marta Lucía Ramírez, desarrolla esta semana una intensa agenda diplomática en la capital estadounidense.

El gobierno de Colombia investigará las denuncias de abusos contra los manifestantes (REUTERS/Santiago Mesa)El gobierno de Colombia investigará las denuncias de abusos contra los manifestantes

Según la embajada colombiana, la visita busca “fortalecer los lazos bilaterales, dar a conocer pormenores de la situación social que se está viviendo en el país y estrechar la cooperación en la lucha contra el covid-19”.

Tras reunirse con el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, Ramírez descartó por ahora su pedido, así como el de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para observar de primera mano lo que está ocurriendo en Colombia.

“Tenemos la solicitud de la CIDH y también del propio secretario Almagro. Hemos dicho que todas las visitas son bienvenidas. Pero en este momento consideramos que hay que esperar que los propios organismos de control acaben de hacer su tarea, investigar cada uno de los casos y organizar un plan en las próximas semanas para cualquiera de las visitas”, declaró a periodistas.

La CIDH, que solicitó hace diez días luz verde al gobierno de Duque para evaluar ‘in situ’ la situación de derechos humanos en Colombia, dijo en Twitter que durante el encuentro con Ramírez se “reiteró la importancia de la visita de trabajo y se trataron sus alcances y formato”.

Ramírez también prevé reunirse con la administradora de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Samantha Power, y con varios congresistas, incluido McGovern.

La vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, se encuentra en Washington (EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda)
La vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, se encuentra en Washington

En una carta al jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, McGovern, copresidente de la Comisión de Derechos Humanos en el Congreso estadounidense, y otros 55 legisladores instaron a una “desescalada inmediata” de las tensiones en Colombia.

La misiva fechada el 14 de mayo pidió incluso suspender la asistencia directa a Colombia, así como la venta de armas y equipamiento a la policía colombiana antidisturbios ESMAD, “hasta que se establezcan y cumplan parámetros de referencia de derechos humanos claros y concretos”.

Duque, cercano al gobierno del ex presidente republicano Donald Trump, ha dicho que Colombia, tradicional aliado de Estados Unidos en la región, aspira a conservar una relación “estratégica, bipartidista y bicameral” con el demócrata Biden.