La administración Biden propondrá emitir 300,000 visas de trabajo temporales a mexicanos y centroamericanos para aliviar los desafíos migratorios en ambos países, dice el secretario de Gobernación de México.

“Es un precio alto, en términos de costos sociales, que nuestro país sea un punto de paso de migrantes y todos los días estamos hablando con el gobierno estadounidense para tratar de generar (mejores) condiciones”, dijo el ministro del Interior, Adán Augusto López. en un discurso a la comunidad empresarial en Tijuana, México.

“El gobierno estadounidense acordó emitir, inicialmente, 300,000 visas de trabajo temporales; 150 mil serán para mexicanos o para extranjeros que actualmente están en México esperando la posibilidad de migrar al norte”, dijo López en Tijuana. Border Report tiene una transcripción de su discurso.

El ministro del Interior dijo que las otras 150,000 visas temporales de trabajo serán “distribuidas proporcionalmente” entre los países centroamericanos.

“Creo que eso nos ayudará a reducir la tensión”, dijo López refiriéndose a los cientos de miles de migrantes de terceros países que pasan por México cada año camino a Estados Unidos.

Miles de mexicanos cada año ingresan a los Estados Unidos con visas para trabajos agrícolas y trabajos temporales no agrícolas; ambos tienen una gorra. Pero la necesidad de trabajadores agrícolas es limitada y la demanda actual de mano de obra es la construcción, la hospitalidad, el procesamiento y la fabricación de alimentos, dijo Payan.

“Legalmente no existe ningún tipo de visa que pueda aplicarse a ese tipo de trabajadores, esa es una de las razones por las que tenemos 11.5 millones de trabajadores indocumentados en Estados Unidos”, dijo. “No veo qué tipo de visa tienen en mente”.

Por lo general, es el Congreso de los Estados Unidos el que aprueba los cambios a las visas existentes. El Senador Dick Durbin en marzo, por ejemplo, presentó la Ley de Reforma de Visas H-1B y L-1, que fue remitida al Comité Judicial del Senado. Las visas H-1B son generalmente para trabajadores extranjeros especializados; Las visas L-1 son para que las empresas transfieran gerentes de lugares extranjeros a sitios de EE.UU.

No obstante, López dijo que existe la necesidad de aliviar las presiones migratorias.

“Ni los mexicanos ni los centroamericanos migran porque quieren, migran por necesidad. Y el aporte diario de los migrantes mexicanos (en Estados Unidos) ayuda a que México progrese”, dijo.

El año pasado, los mexicanos que trabajan en los Estados Unidos enviaron $51,600 millones a sus hogares, un gran aumento con respecto a los $40,600 millones que enviaron por correo, transferencia electrónica o mensajería a familiares en 2020, según el Centro Wilson con sede en Washington, DC.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER