Cuatro personas de un suburbio de Detroit ganaron un pozo de 1.050 millones de dólares de la lotería Mega Millions y se repartirán 557 millones después de las retenciones impositivas, dijeron las autoridades este viernes.

Los ganadores reclamaron su premio casi dos meses después del sorteo del 22 de enero y optaron por cobrar el monto de una sola vez, dijo la Lotería de Michigan. La suma original de 1.050 millones sólo estaba disponible si los ganadores aceptaban recibir el premio en 30 cuotas anuales. Al elegir en cambio el efectivo inmediato, el pozo se redujo a 776,6 millones y finalmente a unos 557 millones de dólares tras aplicar los respectivos impuestos, dijeron las autoridades.

No se dio a conocer los nombres de los ganadores. Son miembros de un club de lotería del condado de Oakland llamado Wolverine FLL y eran los dueños del único boleto ganador de ese sorteo.

“Semejante suma de dinero afectará a las familias de los miembros de nuestro club durante generaciones. Pensamos ser humildes y donar a organizaciones de beneficencia del sureste de Michigan”, dijo el abogado Kurt Panouses en nombre de los ganadores.

El pozo de 1.050 millones de dólares fue el mayor de la historia de la Lotería de Michigan y el tercero más grande de Estados Unidos. Sólo fue superado por el botín de 1.586 millones de Powerball obtenido en enero de 2016, y el de 1.537 millones también de Mega Millions en octubre de 2018.

Una tienda de Kroger en EEUU (AP/Archivo)Una tienda de Kroger en EEUU

El boleto se compró casi como una ocurrencia en una tienda de comestibles Kroger en el suburbio de Detroit de Novi, y los números ganadores fueron 4, 26, 42, 50 y 60.

“Un socio del club vio un cartel en el que se decía que el bote ascendía a 1.000 millones de dólares y se acordó de que aún no había comprado sus boletos, así que entró en el Kroger”, explicó Panouses. “Cuando juegas, por supuesto, sueñas con ganar, pero la realidad ha sido increíble”.

La cadena de supermercados Kroger dijo que donaría su comisión de 50.000 dólares al Consejo del Banco de Alimentos de Michigan.

Inmediatamente después del sorteo se especuló con la posibilidad de que un grupo de profesores de Novi hubiera ganado. David Ascher, director de la escuela primaria Novi Woods, desmintió los rumores. “Todo el mundo se presentó a trabajar hoy, lo que fue realmente bueno”, dijo Escher dos días después del sorteo. “Hoy les compré a todos rosquillas, lo que también pareció ayudar”, contó.