Frente a esta realidad, países como Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña y China han decidido centrar sus esfuerzos de defensa en estrategias que ayuden a prevenir una guerra en vez de iniciarla. La Segunda Guerra Mundial dejó grandes enseñanzas y aunque la tensión entre naciones sigue intacta, la mayoría son conscientes de que iniciar un conflicto bélico podría resultar en una catástrofe sin precedente alguno en la historia de la humanidad.

Una de estas estrategias militares viene de Estados Unidos, país que le ha apostado a la tecnología como medio para prevenir ataques en vez de contrarrestarlos. Así lo explicó VanHerck, quien informó sobre los avances del programa de Experimentos de dominio de la información global (GIDE por sus siglas en inglés), una combinación de Inteligencia Artificial (IA), sensores globales de alto alcance y sistemas de cómputo en la nube que prometen predecir los movimientos de los enemigos incluso “días antes” de que estos ocurran.

“Lo que hemos visto es la capacidad de llegar mucho más lejos (…) de ser reactivo a ser realmente proactivo. Y no estoy hablando de minutos y horas, estoy hablando de días”, explicó el militar estadounidense.

“La capacidad de ver con días de anticipación crea un espacio de decisión. Espacio de decisión para mí como comandante operativo que me sirve para posicionar fuerzas y para crear opciones de disuasión”
El Ejército de los Estados Unidos anunció que trabajará con Microsoft en la fase de producción del programa de realidad aumentada
El Ejército de los Estados Unidos anunció que trabajará con Microsoft en la fase de producción del programa de realidad aumentada

Asimismo, VanHerck recordó que hace algunos días su equipo desarrolló una prueba denominada como GIDE 3, que se basó “mucho en la logística en disputa, para darnos un escenario donde tal vez una línea de comunicación como el Canal de Panamá pueda ser desafiada”.

“Nos permitió colaborar rápidamente entre los 11 comandos combatientes y en todo el departamento para ver esos datos e información”, añadió.

Por último, en la conversación con los medios de comunicación, el militar estadounidense señaló que desde el Ejército de su país se está cambiando el enfoque de los mecanismos “puros de derrota para la defensa de la patria”, de esta forma poder tomar “acciones más tempranas, disuadir y negar fuera de un conflicto”.

“GIDE impulsa decisiones más rápidas y brinda opciones proactivas al hacer que las nuevas tecnologías sean más accesibles y más efectivas”, finalizó.

¿Podría ser este el nuevo “radar” que detenga los ataques entre naciones o por el contrario se convertirá en el arma más poderosa de Estados Unidos para acrecentar su poderío sobre otras potencias mundiales? La nueva Guerra Fría sigue su marcha.