Nairo promete guerra para esta temporada y ya cumple. Ha dado una exhibición en la última etapa del Tour de La Provenza ganando finalmente la etapa y también la General. Un enorme triunfo del que seguro también habrá disfrutado Egan Bernal.

Era la séptima edición del Tour de La Provenza y la última etapa una jornada de perfil montañoso y 166,1 kilómetros disputada este domingo 13 de febrero con salida en Manosque y llegada en la Montagne de Lure.

Nadie pudo aguantar el ataque del colombiano que demuestra que llega a este inicio de temporada pletórico de ilusión y ganas, dispuesto a recuperar su mejor nivel, con lo que entonces puede ser otra vez clave en las grandes carreras que se disputen esta temporada.

Sólo Julian Alaphilippe trató de seguirle el paso en esos kilómetros finales, pero Nairo le reventó, dejándole atrás y llegando como un auténtico campeón, mostrando un nivel insuperable para el resto de sus rivales.

Iván Ramiro Sosa fue el cuarto clasificado en la etapa, pero no pudo en ningún momento plantarle cara a Nairo, que mostró su enorme superioridad y su tremenda clase cuando la carretera se empina.

El colombiano le sacó 37 segundos a su más inmediato perseguidor que fue Mattias Skjelmose Jensen. Pero es que en la clasificación General de la carrera acabó primero con 27 segundos de ventaja sobre Julian Alaphilippe, que se vio obligado a rendirse ante el ritmo que imprimió el colombiano en su espectacular subida. Sólo queda por ver si Nairo mantiene este nivel de cara a lo que resta de temporada y vuelve a dar muchas alegrías al ciclismo colombiano tras el mazazo por la dura caída de Egan Bernal.

Nairo, que ya se adjudicó la prueba en 2020, sucedió en el palmarés a Iván Ramiro Sosa, vencedor de la pasada edición (2021), pero que esta vez no pudo superar a su compatriota en una bonita lucha por el triunfo. El ciclismo colombiano vuelve a estar en lo más alto.