El Gobierno ha firmado un acuerdo con la República de Honduras para regular y ordenar los flujos migratorios entre ambos países, un convenio especialmente diseñado para poder captar mano de obra agrícola y que se produce en plena escalada de tensiones diplomáticas con Marruecos, nuestro principal emisor de temporeros para el campo español.

El acuerdo, aprobado en el Consejo de Ministros del pasado martes, fue firmado aprovechando la visita a Madrid del secretario de Estado hondureño de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional, Lisandro Rosales Banegas. Sin embargo, la posibilidad estaba encima de la mesa desde que hace un año lo solicitaron las principales asociaciones agrarias del país.

Manuel Piedra, secretario de políticas Migratorias en Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) Andalucía y representante de UPA Federal en la mesa de contratación en origen, que ya en junio de 2020 su organización pidió al Gobierno que firmara un acuerdo de flujos migratorios con Honduras y Ecuador ante el aumento de los problemas con Marruecos.

Escogieron estos países por la facilidad del idioma, al ser castellanoparlantes, y por la semejanza entre las culturas y la facilidad de adaptación.

Cada año vienen de Marruecos miles de temporeros, la mayoría mujeres, para trabajar sobre todo en la zona de Huelva, en la recogida de la fresa y los frutos rojos. El país norteafricano es del único del que recibimos mano de obra, junto a Colombia -del que vienen sólo algunos cientos para trabajar en la zona de Lérida-.