El tradicional baile de bienvenida, o homecoming, trajo consigo una novedad en la la escuela secundaria Olympia en Orlando: los estudiantes eligieron al primer estudiante transgénero de la escuela para formar parte de la corte de homecoming y luego la coronaron como reina.

Evan Bialosuknia es una reina orgullosa de su corona. Para ella, simboliza algo más relevante que la realeza.

“Me hizo sentir como si realmente formo parte de algo”, dijo Bialosuknia. “No solo como una broma. Ese era uno de mis miedos. Estaba una noche en mi cama pensando, ‘¿y si solo estuvieran haciendo esto para burlarse de mí?’”

Bialosuknia tiene 17 años y en su primer año vive como quiere y siente.

“Todavía tengo un largo camino por recorrer y se avecinan más cambios”, dijo.

Su transición comenzó hace solo unos meses.

“Mirando hacia atrás, ¿ni siquiera se siente como si fuera yo?”, dijo Bialosuknia. “Jugué al fútbol durante unos 6 u 8 años y recuerdo que durante los entrenamientos miraba a las porristas porque quería estar con ellas”.

Ella dice que no podría tener confianza en sí misma sin el amor de su familia.

No sabía muy bien qué esperar en Olympia cuando decidió intentar convertirse en reina del baile de bienvenida.

“Quería tener ese momento de gloria”, dijo.

Ella está agradecida porque el entretiempo del juego de bienvenida le trajo una muestra de apoyo de sus amigos y compañeros de clase y del rey seleccionado.

“Solo existe buena energía (proveniente de él), es una gran persona. Simplemente, me hizo sentir como cualquier otra chica”.

A través de toda la emoción, llega un cierto consuelo.

“Me hizo darme cuenta de que no estaba sola y de que no tengo que pasar por esto sola”, dijo Bialosuknia.

Ella espera poder compartir ese consuelo con otras personas que puedan estar teniendo dificultades para encontrar su camino, mientras ella continúa su propio viaje.

“Tengo que mantener la cabeza en alto y saber que tomará tiempo y paciencia”, dijo.

Ciertamente, el apoyo de sus compañeros de clase en Olympia es evidente, pero los datos nacionales muestran que muchos adolescentes LGBTQ continúan sufriendo mayores riesgos de salud y suicidio en comparación con sus compañeros, especialmente los adolescentes transgénero.

Un informe reciente de los CDC dice que el 43% de jóvenes transgénero han sido intimidados en las escuelas y el 29% ha intentado suicidarse.