Los salarios subieron en los tres meses que concluyeron en septiembre en Estados Unidos por el mayor margen en 20 años, con muchas compañías forzadas a pagar más para cubrir un número récord de vacantes de alrededor 10 millones.

El sueldo aumentó 1,5% en el tercer trimestre, dijo el Departamento de Trabajo. Eso es un alza marcada respecto a 0,9% el trimestre previo. El valor de las prestaciones subió 0,9% en el trimestre julio-septiembre, más del doble del previo.

Las cifras, supuestamente favorables, dan la idea de que los trabajadores cobran fuerza en el mercado laboral para ser mejor pagados, más prestaciones y otros beneficios, como horarios flexibles. Pero el alza de salarios ha surgido por presiones específicas de la desaceleración económica y un exceso de ayudas federales; al final, las empresas pasarán esos costos a los productos o servicios que ofrecen, por lo que se crea un ciclo giratorio.

El costo de vida en EEUU casi se ha duplicado desde el 2020 hasta la fecha, con un sustancial incremento en los últimos 9 meses de la administración Biden, cuyas medidas en contra de la industria del petróleo y la autonomía energética lograda por el gobierno de Donald Trump disparon el valor del combustible, que dio inicio a una escalada de precios sin precedentes

Con más empleos disponibles que personas desempleadas, según datos del gobierno, las empresas se han visto obligadas a tener más incentivos para atraer personal, sin embargo no están dispuestos a ceder sus ganancias, indican recientes estudios.

Más de tres millones de estadounidenses han dejado sus trabajos en busca de posiciones mejor pagadas o porque reciben aún ayudas federales en varios estados, además de los 300 dólares mensuales por hijo que entrega la actual administración Biden como parte del paquete de 1,9 billones de dólares aprobado en marzo.

En agosto, casi el 3% de los trabajadores estadounidense dejaron sus empleos, un récord. Un número más elevado de renuncias implica además que las compañías tienen que elevar salarios para retener empleados.

En el año fiscal concluido en septiembre, los salarios subieron 4,2%, pero la estrepitosa alza de precios aniquila cualquir ganancia en sueldos.

Algunos trabajadores que han cambiado de empleos registran más ganancias. De acuerdo con el Banco de la Reserva Federal en Atlanta, en septiembre quienes cambiaron de empleo tuvieron un alza salarial de 5,4% comparado con un año antes. Eso es un incremento respecto al 3,4% registrado en mayo y el mayor aumento en casi 20 años. Para quienes se quedaron en sus puestos, el salario subió 3,5%.

La inflación, no obstante, contrarrestó el poder adquisitivo de esas ganancias. En el tercer trimestre, los precios subieron a una tasa anual de 5,4%, aniquilando el ritmo del alza salarial. Excluyendo categorías volátiles como alimentos y combustible, los precios subieron 4,5%.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER