La variante ómicron continúa propagándose por Estados Unidos. De acuerdo con la última actualización de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), esta cepa representa el 99.5% de los nuevos casos de coronavirus en el país.

Aunque varios estudios preliminares señalan que la variante ómicron es más transmisible y menos peligrosa, esta cepa puede causar fuertes síntomas, pero ¿representa más peligro para las personas no vacunadas?

¿Es la variante ómicron más peligrosa para los no vacunados?

A mediados de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que la variante ómicron podría llegar a ser más peligrosa especialmente para aquellos que no han sido vacunados contra el COVID-19.

“Si bien ómicron causa una enfermedad menos grave que el delta, sigue siendo un virus peligroso, particularmente para quienes no están vacunados”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa.

El funcionario de la OMS agregó que la “abrumadora mayoría” de las personas ingresadas en los hospitales no están vacunadas.

Dosis de refuerzo, la principal defensa contra la variante ómicron

De acuerdo con tres grandes estudios publicados por los CDC, la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 representa la mejor protección posible contra la nueva variante.

Los datos de los investigadores confirman los resultados de las personas inmunizadas con las vacunas de Pfizer y Moderna (ambas basadas en ARN mensajero), y que han recibido una tercera dosis. El primero de los estudios presentados por el CDC tomó una muestra de 88,000 pacientes hospitalizados en varios estados del país.

La dosis de refuerzo mostró una eficacia del 90% para evitar los ingresos hospitalarios entre diciembre y enero, cuando apareció la variante ómicron

Con tres dosis, menor riesgo de infección

Según el segundo estudio, la probabilidad de infectarse con la variante ómicron se reduce al recibir la dosis de refuerzo. Entre quienes recibieron la tercera dosis, hubo 149 casos semanales por cada 100,000 habitantes; mientras que se presentaron 255 casos por cada 100,000 habitantes, entre las personas no vacunadas.

El tercer estudio, citado por CNN y que se publicará próximamente en el Journal of the American Medical Association (JAMA), confirma que la tercera dosis ayuda a prevenir que las personas presenten síntomas a causa de ómicron. La posibilidad de desarrollar una infección sintomática es un 66% menor para quienes recibieron un refuerzo de las vacunas de Pfizer y Moderna.

 

 

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER