La estadounidense Erin Jackson, líder del ránking mundial que competía en Beijing 2022 porque su compañera Brittany Bowe le cedió su plaza, hizo honor al favor recibido al proclamarse campeona olímpica de patinaje de velocidad 500 metros con un tiempo de 37.04 segundos.

Jackson concede a Estados Unidos su primer título en esta prueba desde Lillehammer’94, en la única final en la que no se ha batido el récord olímpico, que sigue en poder de la japonesa Nao Kodaira con 36.94. La plata fue para la nipona Miho Takagi con 37.12 y el bronce para la rusa Angelina Golikova con 37.21.

La nueva campeona olímpica sufrió un resbalón en los campeonatos de Estados Unidos, selectivos para los Juegos, y se quedó fuera del equipo, pero su compañera Brittany Bowe, que ya estaba clasificada en otras distancias, le cedió su plaza en esta disciplina.

Jackson, procedente del patín en linea, fue la primera mujer negra que ganó pruebas de la Copa del Mundo en patinaje de velocidad, además es la primera mujer negra en ganar una medalla en patinaje de velocidad.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER