Más allá de una simple infección respiratoria, la covid puede tener repercusiones en todo el cuerpo. Algunas de esas complicaciones (que afectan el corazón, los pulmones y hasta el cerebro) pueden presentarse luego de que los primeros síntomas de la infección mejoren.

Enfrentados con este riesgo, ¿cuándo se recomienda hacer el cada vez más popular chequeo general, para evaluar varios parámetros e indicar la presencia de una dolencia en sus etapas iniciales?

Este compendio de pruebas de laboratorio no se recomienda para cualquier persona que tenga covid. En este sentido, no hay una receta o una recomendación que sirva para todas las personas que han tenido un diagnóstico positivo en los últimos meses.

Sin embargo, hay al menos tres grupos de pacientes que podrían necesitar una evaluación post-covid: primero, aquellos que hayan tenido una infección severa; segundo, aquellos con enfermedades crónicas como hipertensión o diabetes; y tercero, individuos que estén experimentando algún tipo de incomodidad prolongada.

Por qué estos grupos requieren de atención especial y qué tipos de exámenes se requieren en estas situaciones.

Una enfermedad, distintas consecuencias

Desde el momento en el que el coronavirus entra en nuestro cuerpo y comienza a usar células para crear copias de sí mismo, desencadena una serie de infecciones.

Muchas veces, las células defensoras del sistema inmune pueden terminar haciendo daño a los propios órganos en su intento por proteger al cuerpo de la invasión.

Esto principalmente ocurre porque el sistema inmune libera una serie de sustancias que, en algunos pacientes, generan inflamación descontrolada.

¿En qué situaciones debes hacerte un chequeo médico después de haber tenido covid?

Esta inflamación, a su vez, causa lesiones y afecta el funcionamiento de diversas estructuras d enuestro organismo.

En las venas y las arterias, por ejemplo, este estado de crisis inflamatoria puede desestabilizar y bloquear el flujo sanguíneo.

Esto lleva a trombosis venosas, embolismos pulmonares y hasta ataques cardíacos y derrames.

Mientras que aún no se entienden del todo los mecanismos involucrados en este proceso, los efectos de la covid también se pueden extender al páncreas, los riñones, la vejiga, la tiroides y el cerebro.

Vale la pena también resaltar que, afortunadamente, casos así no son comunes, y se han vuelto incluso menos frecuentes luego de la llegada de las vacunaciones.

También tienden a ocurrir con mayor frecuencia en individuos que tienen algún tipo de enfermedad crónica o en la vejez.

Pero ¿se pueden detectar estas complicaciones inmediatamente antes de que evolucionen a cuadros más complicados?

La respuesta es sí, a través de pruebas.

¿Quién debería hacerse una revisión postcovid?

El primer grupo que se beneficiaría de una serie de exámenes tales como pruebas de sangre o imágenes magnéticas son precisamente aquellos que tuvieron covid severo.

Muchas veces, el equipo de profesionales de la salud lleva a cabo análisis clínicos para detectar cambios tempranos, además de evitar las complicaciones más severas, tales como la trombosis o el derrame.

En esta situación, también se recetan medicamentos para ayudar a controlar la inflamación.

«Los exámenes deben indicarse según los riesgos individuales».

«En un paciente que haya tenido fallos respiratorios, que sea adulto mayor, que sufra de problemas inmunes o que haya sido diagnosticado con enfermedades crónicas, tales como la hipertensión y la diabetes, hace sentido tener mayor seguimiento», agrega el médico, quien también es miembro de la Sociedad Paulista de Enfermedades Infecciosas.

Ahora bien, en una persona joven y saludable que haya dado positivo en covid, que solo haya tenido síntomas leves y que se sienta bien después de unos días, no tiene tanto sentido hacer un chequeo tan intensivo.

¿En qué situaciones debes hacerte un chequeo médico después de haber tenido covid?

Lo que está claro es que hasta en casos leves y moderados de covid, se puede requerir una evaluación más profunda si la persona sufre de condiciones crónicas como hipertensión y diabetes.

«Muchas veces, infectarse con el coronavirus puede descompensar otras enfermedades».

«En estos casos, puede ser necesario hacer algunas pruebas e, incluso, ajustar los medicamentos de manera temporal para nuevamente controlar índices como la presión sanguínea y glucosa».

Una consulta con el médico general, el médico familiar, el cardiólogo o endocrinólogo ayuda a lograr estos chequeos.

Además de los pacientes que han tenido covid severa y aquellos con enfermedades crónicas, el tercer grupo que también puede requerir pruebas adicionales es el de aquellos que están experimentando algún tipo de incomodidad atípica luego de recuperarse de la infección inicial.

«Hay muchas personas que se queján de cansancio, como si no pudieran hacer las cosas que hacían antes de la covid».

«El otro día, un paciente se quejaba de que antes podía correr 6 km a buen ritmo, y ahora se cansa con 3 km caminando», dice para ilustrar su punto.

En este tipo de situaciones, las imágenes (como las resonancias magnéticas o las tomografías) y los análisis de sangre pueden ayudar a detectar problemas en el corazón o los vasos sanguíneos.

Además de la fatiga, el sistema de salud de Reino Unido, el NHS, advierte que luego de la covid, muchas personas también pueden sentir dificultad para respirar, dolor en el pecho, problemas de memoria y de concentración, palpitaciones, náuseas, dolor de las articulaciones, depresión y ansiedad, dolor de oído, pérdida de apetito, pérdida del olfato o el gusto y enrojecimiento de la piel.

Esta larga lista puede (o no) estar relacionada con la inflamación causada por el coronavirus.

Si persiste alguno de estos síntomas por más de unas semanas, es importante buscar ayuda de un profesional de la salud que indicará exámenes específicos para cada situación y podrá recetar el mejor tratamiento disponible.