Un hombre mató a tiros a su hija de 12 años y a su hijo de 9, para luego quitarse la vida de un disparo, informó este miércoles la Policía del Condado Miami-Dade, en el sur de Florida.

Los hechos ocurrieron sobre las 21.30 hora local del martes (02.30 GMT de este miércoles) en una vivienda de la localidad de Miami Lakes, al noroeste de Miami, en lo que la Policía calificó de «disputa doméstica».

Las autoridades han identificado al padre como Humberto Tovar, de 41 años; a la hija como Baleria y al menor como Matías

Agregaron que durante los hechos la madre, divorciada del presunto asesino, estuvo presente pero no resultó herida.

La mujer y exesposa de Tovar, quien previamente había recogido a los hijos de la escuela, había estado tratando sin éxito de contactar al hombre porque se hacía tarde para los menores, y tras rastrear el teléfono celular del progenitor, logró encontrar los tres cuerpos sin vida cerca a un canal.

El jefe de la Policía del condado, Alfredo Ramírez, ofreció sus condolencias a los familiares de las víctimas de estos asesinatos «insensibles».

Los agentes se mantienen investigando los hechos y los accesos a las inmediaciones del lugar de los hechos siguen cerradas al público.

Tal como recogen medios locales, algunos vecinos escucharon a la madre gritando y pidiendo ayuda luego de encontrar los cuerpos sin vida.

Magda Peña declaró al canal local NBC6 que cuando salió disparada a la calle encontró a la madre intentando reanimar a sus hijos con compresiones de pecho, y que ella misma empezó hacer lo mismo al menor de 9 años aunque sin éxito.

«Salí corriendo de la casa, corrí hacia allí porque solo escuché los gritos, los gritos eran realmente horribles, eran horribles los gritos», manifestó Peña.