Se incrementó en los beneficios del Seguro Social fue del 5.9%, un beneficio histórico que hace mucho no se aprobaba por el COLA. Esto significó aumentos de casi $100 dólares mensuales en las cuentas de los jubilados.

Si bien esto fue un aumento importante, las proyecciones de lo que ocurrirá para el 2023 suelen ser más beneficiadoras para los jubilados. Y es que los cálculos del COLA se toman como base de la inflación que ocurre durante el tercer trimestre del año y debido a que la inflación ha sido elevada, más allá del 9% interanual tan solo en el mes de junio, se prevé que para el 2023, los incrementos por el COLA sean de  tal calibre: lo posicionan entre un 8% y un 11%.

El segundo cambio que será beneficioso para los jubilados tiene que ver con un límite de prueba de ingresos más alto.  Las personas mayores que reciben beneficios del Seguro Social pueden cobrar un cheque de pago de un trabajo al mismo tiempo.

Sin embargo, aquellos que trabajan y cobran sus beneficios antes de alcanzar la plena edad de la jubilación, que es a los 67 años, están sujetos a un límite de prueba de ingresos: los salarios que superan ese límite dan como resultado beneficios retenidos.

Para el 2022, el límite de la prueba de ganancias es de $19,560 dólares. Para las personas mayores que alcanzan la plena edad de jubilación en 2022, es de $51,960 dólares. Se prevé que para el 2023, el límite de la prueba de ganancias aumente por lo que aumenten los ingresos de los trabajadores. Esto significa que las personas tendrán un poco más de margen para ganar dinero antes de preocuparse por la retención de los beneficios.

Ahora viene la mala noticia y que tiene que ver con el hecho de la solvencia económica de la Administración del Seguro Social a mediano plazo. Cada año, se establece un tope salarial que determina cuánto ingreso está sujeto a los impuestos del Seguro Social.

Para el 2022, el tope salarial se ubica en $147,000 dólares y las ganancias que superaban esta cantidad, no estaban sujetas a impuestos para fines del Seguro Social. Sin embargo, así como subirá el límite de la prueba de ingresos para el 2023, se prevé que también aumente el límite salarial que tiene que ver con los impuestos.