El Villarreal por fin tocó la gloria con sus manos y ganó su primer título europeo en una noche mágica para la historia del submarino que llevaba persiguiendo este sueño de su primer ascenso a Primera división en 1998. Fue en una tanda de penaltis interminable en la que lanzaron los 22 jugadores que habían acabado el partido sobre el césped. Al final fue Rulli -que marcó el suyo y después paró el de De Gea- quien agarró el trofeo europeo tras un partido vibrante ante el Manchester United, Este es el fútbol de toda la vida. El que permite que un equipo como el Villarreal, que representa a un pueblo de 50.000 habitantes se imponga en una final a uno de los clubes más poderosos del planeta que quintuplica en presupuesto a su rival.

No diga Bacca, diga Mr. Europa League. El delantero del Villarreal conquistó su tercera Europa League y se convierte en el jugador colombiano con más títulos en este torneo. Comenzó de titular el encuentro y salió en la segunda mitad en la que le dio descanso Coquelin. Por el camino dejó hasta una rabona que pudo terminar en otro tanto del Villarreal.

Y es que con este título, Bacca llega a tres Europa League. A las ods conquistadas con el Sevilla anteriormente (Turín 2014 y Varsovia 2015) se le une esta de Gdansk en la que se han impuesto a un poderoso Manchester United.