La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que cada vez hay más escasez de agua en la Tierra y advierte que la mitad de la población vivirá en zonas con acceso restringido al agua potable dentro de unos años. Es más, en el año 2030 el 65% de la población española tendrá problemas con el abastecimiento de agua. Unos datos bastantes escalofriantes y que nos hacen reflexionar. Pero, ¿existe algún impedimento para remediar este problema?

El Instituto de Ingeniería Civil y Tecnología de la Construcción de Corea (KICT) ha desarrollado un nuevo mecanismo para acelerar el proceso de desalinización del agua gracias a una membrana de nanofibra que es capaz de filtrar el 99% de la sal, es decir, los humanos podrían conseguir agua potable en tan solo unos minutos.

Cómo es el mecanismo

El proceso funciona de la siguiente forma: En un lado de la membrana hay agua salada caliente y en el otro hay agua dulce fría. Ambos líquidos están separados por una membrana que rechaza el agua mientras se permite el paso del vapor del lado caliente, por lo tanto, la diferencia de presión del vapor hace que se condense como agua dulce.

La idea se lleva desarrollando desde haca tiempo, aunque haya surgido el inconveniente de que si la membrana absorbe líquido, deja de cumplir la función de ofrecer agua potable. Gracias a la nanotecnología, los científicos coreanos han creado una nueva membrana tridimensional electrohilada que es idónea para evitar las humedades.

¿De qué está compuesta la membrana?

Los materiales que se han empleado para elaboración de este producto han sido fluoruro de polivinilideno, termoplástico y aerogel de silicio. Además, esta composición ofrece a la membrana una vida útil de 31 días para que realice el proceso de la eliminación de la sal con el objetivo de conseguir agua potable.

Un buen avance para remediar la escasez de agua

Esta innovación podría ayudar a suavizar la crisis del agua, asimismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma en sus datos que casi 785 millones de personas no tienen agua potable, teniendo en cuenta que solo hay un 2,5% de agua dulce en la Tierra.

Aunque existan las tradicionales plantas de desalinización y si esta solución triunfa, se podría llegar a comercializar para suministrar más agua dulce a los ciudadanos, de esta manera, se solucionaría la escasez de agua en el planeta.