Una adolescente de 17 años se enfrentó contra una mamá osa que estaba a punto de ingresar al jardín de su casa junto con sus cachorros en California, al oeste de Estados Unidos. El hecho fue captado por las cámaras de seguridad de la vivienda y luego de ser publicado en redes sociales causo gran conmoción.

En el video se puede apreciar cómo el enorme animal camina haciendo equilibrio a través del muro del jardín. De inmediato los cuatro perros de la chica se percatan de la presencia de los intrusos, por lo que se lanzan en manada para intentar ahuyentarlos con sus ladridos. No fue suficiente y terminaron poniéndose en riesgo.

La mamá osa, preocupada por proteger a sus crías, se sintió amenazada y le tiró tres manotazos con sus garras al perro más grande y lo lastimó en el último intento, lo que obligó al can a retroceder. Las mascotas más pequeñas siguieron ladrando y tratando de saltar en el muro, manteniendo a la osa en tensión y dispuesta a atacar.

Fue en ese momento cuando la joven Hailey Morinico, de 17 años, entró en escena para tratar de salvaguardar a sus perritos y terminó asumiendo una actitud temeraria al enfrentarse a la osa.

“Cuando fui para allá para ver a qué le estaban ladrando estaba como: ‘ese es un perro de aspecto gracioso’”, señaló Morinico en un video que subió a la red social TikTok. “Y para cuando llegué allí, la osa quería literalmente llevarse a uno de mis perros. Ella es la bebé y tengo que protegerla” agregó.

La adolescente logró empujar a la osa haciéndola retroceder: “La única cosa que se me ocurrió fue empujar a la osa, empujar a una depredadora. Para ser honesta, no creo que la empujara tan fuerte. Solo la empujé lo suficiente para que perdiera el equilibrio. Así que soltó a mi perro y yo salí corriendo de allí”, aclaró Morinico en sus redes sociales.

Una vez que el gran animal cayó del muro, y que los cachorros salieron de la casa, la adolescente cargó en sus brazos al perrito más pequeño como si se tratara de un balón de fútbol americano y corrió velozmente hacia el interior de su casa. Para ese momento las otras tres mascotas ya habían abandonado el jardín, ingresando también a la casa, según explicó Morinico.

La chica luego confesó que se lastimó el dedo índice de su mano izquierda y se raspó una de sus rodillas mientras trataba de empujar a la osa. “Me torcí el dedo cuando la empujé pero nada más pasó, estoy bien”, dijo Morinico.

Los expertos sugieren evitar ese tipo de conductas y no enfrentarse a animales salvajescomo los osos, algunas de las recomendaciones que normalmente se hacen son: Tratar de mantener la calma, no correr ni gritar, los osos rugen en caso de agresión y si alguien grita pueden entenderlo como una amenaza por lo que podrían intentar defenderse. En caso de tener que correr que sea para meterse en un refugio cercano (cabaña, casa, auto), en caso de persecución, es recomendable tirarle algo de ropa o una mochila, eso puede hacer que se pare. En una situación extrema, lo más sugerido es cubrirse la cabeza y hacerse el muerto.