Durante el encuentro entre los Pacers de Indiana frente a los Lakers de Los Angeles, se dio un altercado al final del partido entre Lebron James y dos fanáticos que estaban en los asientos a nivel de cancha. El “Rey” le pidió a los árbitros y a la seguridad de la arena que los sacaran para continuar el juego.

De acuerdo a los fanáticos que estaban alrededor de esta pareja, la mujer con la que se molestó Lebron comenzó a insultar a su hijo mayor, Bronny James, con temas muy delicados, pues aseguran que constantemente le gritó: “Ojalá que Bronny tenga un accidente de auto mañana y muera“, lo que desató la furia del jugador.

Mientras que la pareja de la mujer estuvo gritándole a Lebron que ojalá y se contagiara de Covid-19 mientras escupía en su vaso para hacer enojar a James. Al final el comentario hacia su hijo desató el enojo de Lebron y pidió que los sacaran del partido a solo unos minutos de terminar.

En conferencia de prensa, Lebron James aseguró que hay una linea que los aficionados no pueden pasar. “Hay una diferencia entre apoyar a tu equipos y cruzar una línea con gestos y palabras, cosas que yo no le diría a un aficionado y que ellos no deberían decirle a un jugador”, aseguró.

 

 

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER