Dos jornada de Champions y en el grupo del Real Madrid manda el que llegaba como la cenicienta, el equipo que jugaba por primera vez en su historia esta competición. El Sheriff asalta el Bernabéu, y aunque nadie lo diría antes de empezar la competición, aparece como líder destacado, con seis puntos, tras ganar en la primera jornada en casa al Shakhtar (2-0) y superar al Madrid en su primera visita al Bernabéu. Solo Liverpool, Ajax y Dortmund hacen por ahora también pleno.

No puede empezar mejor el equipo de la región de Transnistria, cuya capital es Tiráspol, una república autoproclamada independiente y un país que no es reconocido. Pero hoy sus aficionados estarán eufóricos y motivos tienen para ello. Su club de fútbol es el mejor embajador para reivindicaciones y más si sigue en este plan. Tal y como está el grupo, tiene serias opciones de meterse en los octavos de final, con los blancos con tres puntos y Shakhtar e Inter con un punto cada uno tras su empate (0-0).

El Sheriff se clasificó para la fase de grupos de la Champions dejando en la fase previa en la cuneta a Dinamo Zagreb y Estrella Roja. El premio ya era enorme, si bien el presidente Víctor Gushan, dueño del club y ex agente de la antigua KGB, ha logrado crear una multinacional con futbolistas de catorce países, muchos de ellos son agentes libres, arrendados o cedidos.

El Sheriff llegó poco pero bien. Hizo tres goles en sus tres tiros entre los tres palos, dos legales y uno en fuera de juego, e inflige la primera derrota de la temporada a Ancelotti. Los blancos no perdían además un partido desde la derrota ante el Chelsea.