Los demócratas de Estados Unidos aprobaron un plan presupuestario de 3,5 billones de dólares para reforzar los servicios para familias, salud y programas medioambientales. La votación en el Senado impulsaba el ambicioso plan del presidente, Joe Biden, de reformular las prioridades federales.

La votación se celebró horas después de que el mandatario lograse otra victoria con la aprobación de un gran paquete de infraestructuras en la Cámara Alta.

Los legisladores se atuvieron a las divisiones por partido y aprobaron 50-49 la resolución presupuestaria demócrata, un paso clave para un presidente y un partido decididos en dirigir la fuerza fiscal del gobierno para ayudar a las familias, crear empleo y combatir el cambio climático. El aumento de los impuestos a los ricos y a las corporaciones pagaría gran parte del proyecto. El plan de gasto se aprobó pese a una avalancha de enmiendas republicanas que pretendía que sus rivales pagaran un precio en las elecciones del año que viene por el control del Congreso.

Los líderes de la Cámara de Representantes anunciaron que regresarían del receso estival en dos semanas para votar el presupuesto, que contempla un gasto de 3,5 billones de dólares a lo largo de la próxima década. La aprobación final del Congreso, que parece segura, protegería una ley posterior que aplicaría los detalles de gastos y cambios de impuestos ante una posible campaña republicana de filibusterismo en un Senado dividido al 50%, una demora que de otro modo podría acabar con el proyecto.

El proyecto propone realizar la mayor inversión del país en décadas en carreteras, puentes, aeropuertos y vías fluviales. Pero la medida se enfrenta a un futuro incierto en la Cámara de RepresentantesAprobar esa legislación posterior será complicado porque los legisladores moderados del partido tiene reparos sobre el enorme volumen del plan y libran un pulso con los progresistas, que piden acciones agresivas.

Biden celebró el martes la media sanción al plan de infraestructuras (Reuters)Biden celebró el martes la media sanción al plan de infraestructuras

El Senado se centró en el presupuesto horas después de aprobar otra pieza clave de los objetivos de Biden, un paquete bipartidista negociado de un billón de dólares para transportes, agua, banda ancha y otros proyectos de infraestructura. Esa propuesta, aprobada por 69 votos a favor y 30 en contra, con McConnell entre los 19 republicanos que lo apoyaron, también necesita aprobarse en la cámara baja.

Los proyectos de ley han sido una de las principales prioridades de Biden, que ha tratado de promulgar cambios radicales, con el temor a perder el control legislativo en las elecciones de 2022. Los demócratas planean aprobar el paquete fiscal utilizando un proceso llamado “reconciliación presupuestaria”, que les permite aprobar la legislación con una mayoría simple de votos.

Los sondeos muestran que la iniciativa para mejorar las infraestructuras de Estados Unidos, elaborada durante meses por senadores de ambos partidos, goza de una gran popularidad entre la población. El proyecto de ley aprobado el martes incluye 550.000 millones de dólares en nuevos gastos, así como 450.000 millones de dólares en inversiones en infraestructuras previamente aprobadas.