Estados Unidos se prepara para anunciar  un plan presupuestario de 6 billones de dólares para 2022, mientras el presidente del país, Joe Biden, busca cambios importantes en la economía y el sistema de bienestar norteamericano, según dos personas que hablaron con The Washington Post bajo condición de anonimato, dado que se trata de un asunto que aún no se ha hecho público.

El presupuesto no contiene nuevas políticas importantes de la Casa Blanca y en su lugar refleja los planes que la Administración demócrata ya ha presentado, incluyendo una propuesta de infraestructura de 2,3 mil millones de dólares, un plan de educación y familias de 1,8 mil millones de dólares y 1,5 mil millones de dólares en gasto discrecional propuesto. Además, proyecta déficits presupuestarios superiores a 1 billón de dólares para el resto de la década, lo que mantendría el desequilibrio del gasto de Washington en niveles elevados. Incluso sin nuevas propuestas de gasto adicionales, se cree que el presupuesto federal anual incluya 5,8 mil millones de dólares de gasto en el actual año fiscal, que termina el 30 de septiembre de 2021, según información a la que tuvo acceso The Washington Post.

La propuesta presupuestaria sería el último plan de gasto ofrecido al Congreso en los primeros meses de la presidencia de Biden. Ya ha promulgado un paquete de estímulo de 1,9 billones de dólares, y ha ofrecido también el plan de infraestructuras, de familias y empleo. Sin embargo, lo que distingue a este presupuesto es que se enfoca en la financiación general de las operaciones del gobiernoSin un acuerdo presupuestario antes de octubre, se produciría un cierre parcial del gobierno. Por ello, se espera que este paquete dé comienzo a las negociaciones con los legisladores sobre cómo proceder, desde la financiación militar hasta los programas escolares.

El Capitolio de Estados Unidos bajo las banderas que ondean en el National Mall, en Washington (Foto: Reuters)
El Capitolio de Estados Unidos bajo las banderas que ondean en el National Mall, en Washington

El presupuesto de la Casa Blanca prevé que la economía estadounidense crezca alrededor del 5% en 2021, un ritmo acelerado mientras el país se recupera de la pandemia de coronavirus. Luego proyecta que la economía crecerá a un ritmo ligeramente inferior en 2022, del 4,3%, antes de estabilizarse en torno al 2% durante el resto de la década. El déficit pasará del 17% del PIB en 2021 al 7,8% en 2022. El importe de la deuda federal pendiente será mayor que toda la economía estadounidense durante el resto de la década, alcanzando el 116% de todo el PBI en 2027. Se estima que los impuestos aumenten en más de 3 billones de dólares a lo largo de la década, en línea con lo que Biden ha propuesto como parte de sus programas económicos.

Las cifras globales de gasto y déficit fueron publicadas por primera vez por The New York TimesThe Washington Post informó la semana pasada de que el presupuesto reflejaría lo que ya se ha informado, desechando promesas clave de la campaña en materia de salud, como la opción pública y la reforma de los medicamentos con receta. El presupuesto incluirá un llamamiento al Congreso para crear una opción pública y dar a los estadounidenses mayores de 60 años la opción de inscribirse en Medicare, según un documento obtenido por The Washington Post.

“El presupuesto del presidente se centrará en avanzar en la histórica agenda legislativa que ya ha presentado para este año”, dijo Rob Friedlander, portavoz de la oficina presupuestaria de la Casa Blanca, en un comunicado la semana pasada. “El presupuesto no propondrá otras iniciativas nuevas, sino que reunirá la imagen completa de cómo estas propuestas impulsarían el crecimiento económico y la prosperidad compartida, al tiempo que pondrían a nuestro país en un rumbo fiscal sólido”, agregó, según The Washington Post.

Vista de la Casa Blanca en Washington (Foto: EFE)Vista de la Casa Blanca en Washington

La Casa Blanca ofrece a principios de cada año un presupuesto que traza su solicitud de financiación para el año fiscal que comienza en octubre. El presupuesto del gobierno suele constar de varias partes. Hay partes del presupuesto, conocidas como gasto discrecional, que deben ser renovadas por el Congreso cada año. Entre ellas se encuentra el dinero para el ejército, el departamento de educación y una serie de otros programas.

Además hay otra sección del presupuesto conocida como “gasto obligatorio” que incluye dinero que está en gran medida en piloto automático y no necesita la reautorización del Congreso. Esto incluye grandes gastos del gobierno como la Seguridad Social, Medicare, Medicaid y una serie de programas de red de seguridad.

La propuesta tiene lugar cuando la Casa Blanca mantiene conversaciones polémicas con los republicanos del Congreso sobre la propuesta de infraestructuras, y los republicanos del Senado presentarán este jueves su última contraoferta a la administración Biden. El presupuesto subraya la magnitud de las ambiciones de gasto del gobierno en relación con los republicanos del Congreso.