Los ministros de Finanzas del G7, que agrupa a Canadá, Estados Unidos, Japón, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido, han alcanzado  un acuerdo para fijar las bases de la nueva fiscalidad internacional mediante la instauración de un impuesto mínimo universal del 15% para las grandes corporaciones.

El ministro de Finanzas británico, Rishi Sunak, confirmó el pacto logrado por los ministros, reunidos en Londres, y explicó que busca construir un campo de juego equilibrado para las empresas globales.

“Tras años de debate, los ministros de Finanzas del G7 han alcanzado un acuerdo histórico para la reforma del sistema fiscal global para que se ajuste a la era digital global”.

Empresas globales como AmazonGoogle o Facebook serán las más afectadas, ya que ahora legalmente pueden tributar en un país con condiciones fiscales ventajosas el negocio que generan en otros países. Con este cambio, los países ricos buscan evitar una “carrera a la baja” en las políticas fiscales.

FOTO DE ARCHIVO: Los logos de Amazon, Facebook y Google en una foto.

Además, esta norma pretende que las empresas paguen en los países en los que venden sus productos y servicios y no en donde declaren sus beneficios.

La iniciativa es “para ajustarse a la era digital global, pero sobre todo para garantizar que las empresas adecuadas paguen los impuestos adecuados en los lugares adecuados y ese es un premio enorme para los contribuyentes británicos”, destacó Sunak.

La secretaria del Tesoro de EEUU remarcó que “esta tasa mínima global pone fin a la carrera a la baja del impuesto de sociedades y garantiza justicia para la clase media y los trabajadores de Estados Unidos y de todo el mundo”.

La reunión de los ministros de Finanzas del G7 será seguida la semana que viene por la cumbre de los líderes del G7, que se reunirán del 11 al 13 de junio.

Los ministro del G7 en Lancaster House, Londres, Reino Unido. 5 de junio de 2021. REUTERS/Henry Nicholls/PoolLos ministro del G7 en Lancaster House, Londres, Reino Unido. 5 de junio de 2021.

De este modo, a pesar de que el G7 no tiene un papel formal en el proceso de discusión de la nueva fiscalidad internacional, un pacto en el seno de este grupo supondría un poderoso impulso para alcanzar un acuerdo en las negociaciones formales que se están desarrollando al respecto en el G20 y en la OCDE.

En este sentido, Estados Unidos ha rebajado sus aspiraciones sobre un impuesto mínimo de sociedades a nivel global, reduciéndolas del 21% a una tasa efectiva del 15% con el fin de ampliar el consenso al respecto.

El viernes, los representantes del G7 comenzaron las reuniones en Londres para acordar planes para ayudar a países de bajos ingresos a combatir la pandemia del COVID-19, frenar el calentamiento global y enfrentar la evasión impositiva.

El ministro de Hacienda del Reino Unido, Rishi Sunak. Alberto Pezzali/Pool via REUTERSEl ministro de Hacienda del Reino Unido, Rishi Sunak.

“Estoy resuelto a que trabajemos juntos y nos unamos para enfrentar los retos más apremiantes del mundo y siento gran optimismo de que tendremos resultados concretos este fin de semana”, dijo Sunak el viernes.

El G7 está bajo presión para proveer de vacunas a los países de bajos ingresos que enfrentan una tercera ola de COVID-19 Y financiar proyectos para combatir el cambio climático.

El Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio han dicho que la prioridad del G7 debería ser poner fin a la pandemia y asegurar la recuperación económica global.