El expolicía afroamericano Eric Adams se impuso con claridad en las elecciones a la Alcaldía de Nueva York. Con el 45% de los votos escrutados, Adams había logrado un 66,6% de los apoyos.

Adams, un demócrata de 61 años, se presentaba como el gran favorito por delante del aspirante republicano, Curtis Sliwa, que con esos votos contados lograba un 28,8% de los apoyos, lo que según varios medios, como The New York Times, hacía imposible ya una eventual remontada.

Pocos minutos después, Adams se presentaba antes sus seguidores para decirles: “Yo soy el alcalde”.

“Todo esto es por vosotros. Solo tengo estas palabras: Soy como vosotros”, dijo Adams a los medios antes de insistir en que ya se consideraba como el ganador de los comicios.

En el ala moderada del partido

Adams, representante del ala moderada del partido demócrata, llegó a las elecciones tras imponerse en las primarias del pasado junio, en las que desbancó al ala más progresista de la formación, que en los últimos años ha ganado impulso en Nueva York con políticos como los congresistas Alexandria Ocasio-Cortez o Jamaal Bowman.

El veterano político, senador estatal entre 2006 y 2013 y presidente de Brooklyn desde 2014, se presentó a las elecciones como la persona adecuada para gestionar la ciudad y aplacar el aumento de la inseguridad y buscando identificarse con el votante de a pie, insistiendo en sus orígenes humildes.

El 1 de enero relevará en el puesto al también demócrata Bill de Blasio, que ha estado ocho años en el cargo.

Adams deberá lidiar con las varias crisis que acosan a la mayor ciudad de Estados Unidos: desde la seguridad hasta la crisis económica, pasando por la falta de vivienda y el aumento de las personas que se han quedado sin hogar o que podrían ser desalojadas a partir del año que viene por impagos.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER