La ciudad de Miami tiene un nuevo jefe de policía, y su designación está generando titulares en todo el país. Tras la renuncia del jefe Jorge Colina, a fines del año pasado, durante meses la principal ciudad de la Florida buscó un nuevo líder para su departamento. Finalmente llegó el esperado anuncio, sorprendiendo a muchos, con la designación de Art Acevedo al frente del departamento policial.

Durante meses se especuló con que la designación del nuevo jefe sería interna, es decir, alguien del mismo departamento. Pero el administrador de la ciudad, la persona designada para escoger al jefe de policía, decidió ir por un candidato externo con un alto perfil nacional. Hasta que presentara su renuncia anoche, Art Acevedo, era el jefe de la policía de Houston, en Texas, la cuarta ciudad más poblada en el país y la más diversa entre las grandes ciudades. Además, es el presidente de la liga de jefes de policía de grandes ciudades, lo que le da una plataforma nacional.

“Tenemos que empezar por aceptar que, sobre todo las comunidades de color, han sido maltratadas en ocasiones por la policía”

“Teníamos grandes candidatos a nivel local, que hubiesen sido muy buenos jefes de policía. Pero con Art Acevedo podremos llevar a nuestra policía a un siguiente nivel. Su experiencia en grandes ciudades abre nuevas perspectivas. En Houston manejaba un presupuesto para la policía tan grande como todo el presupuesto de nuestra ciudad”, declaraba el administrador de la ciudad de Miami, Art Noriega en la presentación de Acevedo ante la prensa.

Houston tiene un departamento policial de 5.400 oficiales, mientras que toda la ciudad de Miami tiene una fuerza laboral de 4.500 personas. El presupuesto anual del departamento de policía de la principal ciudad de Texas es de mil millones de dólares, igual que el presupuesto de toda la ciudad de Miami. Si bien Miami es un gran desafío, algunos se preguntaban por qué encarar un departamento de policía decididamente más pequeño que el que manejaba hasta ahora.

“Porque Miami es la ciudad del futuro. Es la puerta de entrada desde las Américas y de Europa. Es donde todo está ocurriendo. Cuando vine a ver lo que pasaba en la ciudad, en sus barrios. Desde el downtown hasta la pequeña Habana, entendí que quería ser parte de este movimiento”, decía Acevedo.

Art Acevedo posa durante su visita a MiamiArt Acevedo posa durante su visita a Miami

En Estados Unidos desde los cuatro años

Art Acevedo nació en La Habana, Cuba, hace 56 años. A los cuatro años emigró con su familia a los Estados Unidos huyendo del comunismo, y como tanto otros cubanos su primer lugar de llegada fue Miami. Pero de inmediato la familia decidió asentarse en California, donde Acevedo estudió y comenzó su carrera como oficial de la ley en la Patrulla de Caminos de ese estado. En el 2005 se convirtió en jefe de ese departamento, para luego mudarse a Texas. Primero fue jefe de la policía de Austin y luego se puso al frente de la fuerza en Texas.

“Sin dudas logramos traer al Tom Brady de la policía a nuestra ciudad”, aseguraba el alcalde de Miami, Francis Suarez, haciendo una comparación con el mejor jugador de fútbol americano.

Acevedo es republicano, pero no tiene miedo de expresar diferencias con el partido, al punto de que en la última convención nacional demócrata grabó un video de apoyo a Joe Biden como candidato. Esto le ha valido algunas críticas, que hoy no dudó en responder.

“Si alguien me dice que soy socialista, que se atreva a decírmelo en la cara”

“Si alguien me dice que soy socialista, que se atreva a decírmelo en la cara. Yo soy un gusano, de familia gusana y siempre me opondré al socialismo”, declaraba en su primera rueda de prensa en Miami, como buen cubano-americano haciendo uso del término que el régimen comunista de la isla utiliza para referirse a los opositores al régimen.

En este momento, el gran debate en el país en relación a la policía es la dicotomía entre quienes se oponen a las fuerzas policiales por los abusos, incluso sugiriendo que se les quiten fondos, y los que creen en que la policía es fundamental. Acevedo quiere marcar un camino intermedio.

“Tenemos que empezar por aceptar que, sobre todo las comunidades de color, han sido maltratada en ocasiones por la policía. Pero esto no es un problema de los policías en general. La inmensa mayoría de los oficiales son grandes policías. Es un problema de los jefes de policía que aceptan la mediocridad. Hay que sacar a esos malos policías, ser duro con ellos. Pero esto no quiere decir que no vaya a apoyar siempre a la policía. Estoy dispuesto a darlo todo por defender a esta fuerza”, aclaraba ante las preguntas de la prensa.

Acevedo ha presentado su renuncia en Houston, pero le tomará un par de semanas instalarse por completo en Miami. Hasta entonces, el jefe interino de la policía seguirá al mando del departamento.