El cantante Matiu Walters sonrió mientras miraba a los 50.000 extasiados fanáticos y saludó: “¿Cómo están, Eden Park?”

Mientras que gran parte del mundo sigue confinado, el grupo Six60 ha estado tocando ante grandes multitudes en Nueva Zelanda, donde no es necesario el distanciamiento social después de que la nación haya erradicado el coronavirus. El cierre de la gira de la banda, el sábado por la noche, se anunció como el mayor concierto del mundo desde que comenzó la pandemia.

Igualmente trascendental para una banda que se conoció jugando al rugby en la universidad fue conseguir tocar el primer concierto celebrado en el histórico estadio de rugby de Eden Park. Y encontrarse en la cúspide de la música mundial fue un giro para Six60, que ha disfrutado de un éxito sin precedentes en Nueva Zelanda, pero cuyas incursiones en el extranjero han terminado sin los avances que buscaban.

La mayoría de días, el país reporta menos de 10 casos nuevos de COVID-19. En ocasiones, ninguno. Desde que comenzó la pandemia, ha registrado 2.600 casos y apenas 26 muertes.