Un gran segmento de un cohete chino volvió a entrar en la atmósfera de la Tierra y se desintegró sobre el Océano Índico, al norte de las Maldivas, este domingo, según aseguró la agencia espacial china, luego de especulaciones sobre dónde caería el objeto de 18 toneladas.

Funcionarios en Beijing habían dicho que había poco riesgo por el segmento en caída libre del cohete Long March-5B, que lanzó el primer módulo de la nueva estación espacial de China a la órbita terrestre el 29 de abril.

“Después del monitoreo y análisis, a las 10:24 (0224 GMT) del 9 de mayo de 2021, los restos de la última etapa del vehículo de lanzamiento Long March 5B Yao-2 han vuelto a entrar en la atmósfera”, dijo la Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China en un comunicado. declaración, proporcionando coordenadas para un punto en el Océano Índico cerca de las Maldivas.

Agregó que la mayor parte del segmento se desintegró y fue destruido durante el reingreso.

El servicio de monitoreo Space-Track, que utiliza datos militares de EEUU, También confirmó el reingreso.

“Todos los demás que sigan el reingreso de #LongMarch5B pueden relajarse. El cohete cayó”, tuiteó.

El descenso del segmento coincidió con las predicciones de algunos expertos de que cualquier residuo habría salpicado al océano, dado que el 70 por ciento del planeta está cubierto por agua.

Pero el reingreso incontrolado de un objeto tan grande había provocado preocupaciones sobre posibles daños y víctimas, a pesar de que la probabilidad estadística era baja.

El país asiático puso en órbita el 29 de abril el primer módulo de su estación espacial, gracias al cohete portador Long March 5B, el más potente e imponente lanzador chino.

China, muy discreta en este asunto, no publicó ninguna previsión sobre el posible horario de la entrada a la atmósfera terrestre, donde debía desintegrarse total o parcialmente.

Para la agencia especial rusa Roscosmos, la entrada podía hacerse a las 23H30 GMT del sábado en el sur de Indonesia. Mientras que el Departamento de Defensa estadounidense calculaba que ocurrirá hacia las 23H00 GMT, con un margen de error de nueve horas.

Tras un largo silencio de las autoridades espaciales y diplomáticas chinas, Beijing reaccionó finalmente el viernes.

“La mayoría de los componentes (del cohete) se quemarán y destruirán al entrar en la atmósfera”, aseguró el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin.

Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chinoWang Wenbin, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino

“La probabilidad de causar daños a las actividades aéreas o (a las personas, construcciones) en tierra es extremadamente baja”, afirmó en rueda de prensa.

El astrónomo radicado en Harvard Jonathan McDowell reaccionó en Twitter el sábado: “Nuevas predicciones de la Fuerza Espacial 18SPCS lo reduce a una órbita: Costa Rica, Haití, España, Cerdeña, Italia, Grecia y Creta, Israel, Jordania, Australia, Nueva Zelanda, Arabia Saudita”.