Fue una jornada de ensueño para Egan Bernal. El sterrato volvió a ser su terreno aliado y se ha consolidado más que nunca con la maglia rosa. Esta etapa 11 del Giro de Italia le ha permitido sacar ventaja de 2:09 sobre el belga y demás competidores directos. el triunfo de etapa fue para el suizo del Team Qhubeka Assos Mauro Schmid.

ras el día de descanso, la caravana ciclista del Giro de Italia volvió a ponerse en marcha para afrontar una exigente etapa marcada por los cuatro sectores de pista de tierra (‘sterrato’), que fueron protagonistas en 35 de los últimos 70 kilómetros de la jornada.

Hasta entonces, la etapa comenzó con un rodar muy rápido y con una fuga de once ciclistas, sin españoles ni corredores trascendentes para la general, apenas iniciado el pedaleo. Estos fugados llegaron a tener más de trece minutos de diferencia con el pelotón aunque con el discurrir de la carrera se fueron evaporando.

En ese grupo perseguidor, el Ineos de Egan Bernal fue el encargado de comandar un pelotón camino del primer tramo de tierra, en el que la ausencia de la lluvia que estaba prevista provocó una enorme polvareda.

Detrás, la situación más extraña se produjo cuando, en una decisión inexplicable del Deceuninck-Quick Step, el portugués Joao Almeida tiró hacía adelante sin esperar a Evenepoel, su compañero de equipo, al que posteriormente recogió para llevarlo hasta meta.

A Evenepoel se le hizo larga la etapa y sufrió mucho. Prueba de ello es la cadencia de pedaleo que mostró en los últimos kilómetros, en los que llegó a perder en línea de meta dos minutos y ocho segundos.

El más fuerte demostró ser Egan Bernal, que estudió perfectamente la carrera y, cuando las fuerzas de sus rivales flojearon a cuatro kilómetros de meta, lanzó un ataque que pilló desprevenido a sus compañeros de grupo.

Entre ellos el ruso Aleksander Vlasoc (Astana), que pese a ceder 23 segundos y situarse a 45 del colombiano, subió hasta la segunda plaza de la general ante el desvanecimiento de Evenepoel, algo que también benefició al italiano Damiano Caruso (Bahrein), que ahora es tercero.