En Estados Unidos más de 250 millones de vacunas contra el coronavirus fueron administradas a los ciudadanos, dos semanas después de que el país consiguiera superar el hito de las 200 aplicaciones, una promesa del presidente, Joe Biden.

Esto supone que, alrededor del 57 por ciento de los adultos estadounidenses recibieron al menos una dosis del inmunizador, mientras que el 42 por ciento de los mayores de 18 años están ya totalmente vacunados.

La cifra de personas inmunizadas se dispara hasta el 70 por ciento en el caso de los mayores de 65 años, mientras que un 83 por ciento de este grupo recibió la primera inyección.

Según los datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), se aplicaron casi 252 millones de dosis, y en concreto casi 109 millones ya han recibido el esquema completo de vacunación en Estados Unidos, que cuenta con una población de 330 millones de habitantes.

En el país norteamericano se están utilizando las vacunas de las farmacéuticas Moderna y Pfizer, así como la de Johnson & Johnson, aunque esta última esta pausada por el momento para estudiar posibles efectos secundarios.

Este miércoles, el gobierno de los Estados Unido anunció su apoyo a la liberación global de las patentes de las vacunas contra el COVID-19 e indicó que negociará los términos de esta cesión ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habla durante un evento sobre el proceso de vacunación del país, este 21 de abril de 2021 en Washington, EE.UU.. EFE/EPA/Sarah Silbiger
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habla durante un evento sobre el proceso de vacunación del país, este 21 de abril de 2021 en Washington, EE.UU..

Aunque los derechos de propiedad intelectual para las empresas son importantes, Washington “apoya la exención de esas protecciones para las vacunas para el covid-19”, dijo la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, en un comunicado.

“Se trata de una crisis sanitaria mundial y las circunstancias extraordinarias de la pandemia de covid-19 exigen medidas extraordinarias”, agregó.

Por otra parte, Estados Unidos alcanzó este jueves 32.601.576 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y 580.025 fallecidos por la enfermedad de covid-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (00.00 GMT del viernes) es de 776 muertes más que el miércoles y de 46.080 nuevas infecciones.

California es ahora el estado más golpeado por la pandemia con 62.137 muertos, seguido por Nueva York (52.572), Texas (50.527), Florida (35.549), Pensilvania (26.410), Nueva Jersey (25.740) e Illinois (24.483).

Vista de una dosis de la vacuna contra la covid-19 de Moderna. EFE/Cj Gunther
Vista de una dosis de la vacuna contra la covid-19 de Moderna.

Otros estados con un gran número de fallecidos son Georgia (20.294), Ohio (19.344), Michigan (19.223), Massachusetts (17.663) o Arizona (17.367).

En cuanto a contagios, California suma 3.751.782, le sigue Texas con 2.909.076, tercero es Florida con 2.258.433 y Nueva York es cuarto con 2.064.530.

El balance provisional de fallecidos -580.025- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronosticó que en total morirán más de 600.000 personas en el país a causa del virus.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME, en inglés) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para el 1 de agosto habrán muerto unas 610.000 personas.