EE.UU. alcanzó este lunes el objetivo fijado para principios de julio de que el 70% de su población mayor de 18 años haya recibido al menos una dosis de la vacuna contra la covid-19, mientras el estado de la Florida se ha visto severamente golpeado, ahora por la variante Delta, convirtiéndose en el centro de la nueva ola de contagios por la rápida expansión de la variante Delta y una tasa de vacunación estancada.
A Florida le tomó 60 días alcanzar el anterior récord (10.179 hospitalizaciones) en julio de 2020, antes de que las vacunas estuvieran disponibles, mientras que ahora batió la marca en 27 días con 10.207 personas hospitalizadas por esta causa, con la particularidad que ahora es una población más jóven la que está siendo hospitalizada.
Este sábado en Florida se alcanzó la cifra de 21.683 nuevos casos, la más alta desde el inicio de la pandemia.
En Florida, más del 50% de las hospitalizaciones corresponden a personas entre 25 y 55 años y el 96% no están vacunadas.  Solo un 49 % de los mayores de 12 años está completamente vacunado, ya sea porque han recibido las dos dosis de Pfizer o Moderna, o la monodosis de Johnson & Johnson.

El director de datos sobre la covid-19 de la Casa Blanca, Cyrus Shahpar,  indicó que en la última semana se han administrado «más de 468.000 dosis», de las que 320.000 han sido a personas que han sido inoculadas por primera vez.

«La media de siete días de los nuevos vacunados es la más alta desde el 4 de julio», agregó Shahpar, quien instó a «seguir trabajando para vacunar a más personas».

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) apuntan que el porcentaje de mayores de 18 años completamente inmunizados en EE.UU. es de 60,5 %, que equivale a 156,3 millones de personas.

Según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos contabiliza este lunes 35.055.767 millones de contagiados con el virus, que se ha cobrado la vida de 613.444 personas en este país, es el más golpeado por la pandemia.

El martes pasado, los CDC recomendaron que los vacunados vuelvan a llevar mascarilla en interiores en la mayor parte del país, además de en las escuelas.

La medida obedeció al avance de la variante delta en estados con bajos índices de vacunación, mientras que el plan de inmunización evidencia un frenazo desde hace semanas.

Dos días después de la recomendación de los CDC, Biden anunció que obligará a todos los trabajadores de su Gobierno a demostrar que están vacunados si no quieren someterse a tests regularmente.

Además, pidió al Pentágono obligar a vacunarse a todos los militares.