Mientras las agencias de seguridad norteamericanas continúan vigilando a los dos buques de guerra iraníes que se dirigen hacia Centroamérica, Estados Unidos advirtió a las dictaduras de Venezuela Cuba -aliadas de Teherán– que rechacen los barcos persas que se cree que están transportando armas hacia esos países.

Según confiaron dos funcionarios de defensa y una fuente del Congreso al medio estadounidense Politico, bajo condición de anonimato, el gobierno de Joe Biden está presionando a Caracas y a La Habana a través de canales diplomáticos para que no permitan que los buques iraníes atraquen en sus países.

Al mismo tiempo, representantes del gobierno norteamericano están en constante contacto con otros países de la región para asegurarse de que rechazarán la llegada de los buques de guerra a América Latina.

Otras dos personas familiarizadas con el tema indicaron que el régimen de Nicolás Maduro está tratando de sacar provecho de la situación para obtener un alivio de las sanciones económicas impuestas por la administración de Donald Trump.

No obstante, los intermediarios estadounidenses comunicaron a los funcionarios chavistas que que dejar que los barcos iraníes atraquen en aguas venezolanos haría menos probable que Estados Unidos proporcione a la dictadura de Maduro un alivio de las sanciones.

La entrega de tales armas sería un acto de provocación y se entendería como una amenaza para nuestros socios en el hemisferio occidental”, dijo uno de los altos funcionarios de la administración Biden a Politico. Y advirtió: “Nos reservaríamos el derecho a tomar las medidas apropiadas en coordinación con nuestros socios para disuadir el tránsito o la entrega de tales armas”.

La Guardia Revolucionaria, el cuerpo de élite del ejército de IránLa Guardia Revolucionaria, el cuerpo de élite del ejército de Irán

“La venta de las armas iraníes ocurrió hace un año bajo la anterior administración [estadounidense] y como muchas situaciones relacionadas con Irán bajo la anterior administración -incluyendo el estallido del programa nuclear iraní tras la imprudente retirada de la administración Trump del [acuerdo nuclear iraní]- estamos trabajando para resolverlo a través de la diplomacia (…) Pero para ser claros, Irán vendió armas a Venezuela hace más de un año, lo que creemos que fue para probar la postura de máxima presión de la administración Trump”, agregó esa fuente.