Durante las últimas horas todas las miradas estuvieron puestas en el ciclismo BMX, una competición en la que Mariana Pajón y Carlos Ramírez pudieron morder la medalla de plata y de bronce, aunque esta vez con más sabor a oro que nunca, principalmente por todas las dificultades con las que llegaron ambos deportistas a esta final olímpica.

El primero en saltar a la pista fue Carlos Alberto Ramírez, que con la actuación que estaba teniendo sabía que podía subirse sin problemas al podio. Y así fue, aunque no precisamente como él quería. El antioqueño de 27 años llegaba a esta final con una rodilla menos por las dolencia no tratadas hace varios días, incluso el propio competidor reconoció que tras una caída en la preparación había quedado con varias inflamaciones en su pierna.

Pese a todo, Carlos compitió a la par con sus rivales, los cuales le sacaron gran ventaja en la partida y de a poco fue acortando distancias para ubicarse en las primeras posiciones de la carrera. El colombiano mostró que en cada prueba iba de menos a más y en la final no fue menos, consiguiendo la tercera posición y una nueva presea de bronce para el medallero colombiano.

Tras la carrera masculina llegaría el turno de Mariana Pajón. La ‘reina’ del BMX quería volver a subirse al podio igual que en Londres y Río, aunque esta vez levantando la medalla de plata. Mariana ya había conseguido dos oros olímpicos en las ediciones pasadas, pero aún quedando en la segunda posición sintió que llegó a la gloria máxima, sobre todo por todo lo que pasó la deportista antes de llegar a estos Juegos.

La colombiana durante el 2018 sufrió una grave lesión que casi la deja fuera de Tokio, pero el aplazamiento le permitió prepararse mejor. La propia mariana confesó que esta medalla “vale oro”,; llegó casi coja a esta final y confesó que es una de las presas más importantes de su carrera por todo el esfuerzo puesto durante los últimos años para mantenerse en el más alto nivel.

Una doble medalla para Colombia que se consiguió literalmente a ‘media máquina’, con dos deportistas que dieron todo pese a las complicaciones y le permitieron soñar a todo un país. Claro está, que Mariana y Carlos dejaron el nombre de Colombia en lo más alto de los Juegos Olímpicos, con una actuación que quedará en la historia dentro y fuera de la pista.