Descubre la dieta a seguir, los alimentos que debes comer y los que debes reducir en tu alimentación para vencer el insomnio y disfrutar de un sueño reparador:

Fórmula vitamina C + magnesio

Para mantenernos despiertos durante el día, es muy recomendable ingerir por la mañana frutas con vitamina C, como la fresa, el kiwi o la naranja. Por la tarde-noche, apostaremos por aquellos frutos ricos en magnesio, como el plátano, la nuez o la avellana, pues este mineral actúa como relajante muscular y nos prepara para el momento de irnos a dormir.

Alimentos con triptófano

Las legumbres, los frutos secos, la carne o la avena, entre otros, son grandes aliados para regular los ciclos del sueño y mantener un buen estado anímico. Lo logran gracias al triptófano, un aminoácido esencial que aumenta los niveles de serotonina y melatonina, siendo esta última la hormona que regula nuestro sueño de forma natural.

No te vayas a la cama justo después de cenar

Es muy importante no acostarnos inmediatamente después de cenar, pues potencia la subida del contenido ácido del estómago al esófago, provocando síntomas como el ardor o las náuseas. Para aquellas personas que afirman cenar justo antes de ir a dormir para evitar sentir hambre durante la noche, lo más recomendable es que realicen la cena dos horas antes de acostarse y que, justo antes de irse a la cama, tomen una fruta, un yogur natural desnatado o un vaso de leche para frenar esa sensación de hambre mientras descansan.

Poca grasa por la noche

Hay que evitar comidas ricas en grasas especialmente por la noche. Alimentos como los embutidos, quesos curados, salsas y frituras suelen desencadenar episodios de acidez de estómago que dificultarán la calidad de nuestro sueño y causarán sensación de pesadez e incomodidad a la mañana siguiente. Es importante que la cena no sea demasiado copiosa debiendo adquirir el hábito de cenar de manera suficiente para sentir saciedad sin llegar a sentir hinchazón abdominal.

Una onza de chocolate antes de dormir

Para descansar bien durante las horas de sueño, los expertos recomiendan comer un poco de chocolate antes de acostarse. Un estudio de la Universidad de Edimburgo y la Universidad de Cambridge en el Reino Unido y, publicado en la prestigiosa revista Nature, revela que tomar pequeñas cantidades de chocolate oscuro ayuda a dormir mejor por las noches gracias a que contiene magnesio, un nutriente fundamental que ayuda a regular el reloj biológico. Este es responsable de las diferentes funciones corporales, como dormir, despertarse y regular la temperatura corporal, según informan los responsables del estudio. Además, el magnesio que se encuentra en el chocolate también controla el gasto de energía. La presencia de este en las células contribuye a su metabolismo y su eficacia para convertir los nutrientes en energía durante todo el día.

Elimina las bebidas estimulantes

Debes evitar las bebidas estimulantes como el café o los refrescos de cola, así podrás favorecer la relajación y conciliar mucho antes el sueño, así como dormir sin despertarte a media noche.

Infusiones

Algunas infusiones te ayudarán a relajarte y favorecerán un descanso óptimo. Se destaca la infusión de manzanilla, conocida por sus propiedades relajantes, y el té verde, el cual es rico en “teanina”, aminoácido capaz de relajarte profundamente de forma completamente natural y sin efectos secundarios. Si te has decidido por el té verde, te recomendamos elegirlo descafeinado si lo consumirás poco antes de acostarte.

5 alimentos básicos contra el insomnio

No olvides meter en la cesta de la compra los siguientes alimentos:

  1. Almendras. Las almendras contienen gran cantidad de magnesio, que ayudan a la relajación muscular y favorecen el sueño. Consumir unas pocas almendras en la cena serán suficientes para que notes sus efectos sedantes.
  2. Aceitunas. Para dormir bien y mejorar la calidad del sueño, se padezca o no insomnio, come aceitunas. Contienen triptófano, magnesio, calcio y vitamina B6, vitaminas y minerales que ayudan a producir melatonina, la hormona que se activa en la oscuridad e interviene en el ciclo natural del sueño, regulando el ritmo circadiano y/o los patrones del sueño. Así, el magnesio activa el sistema parasimpático, un relajante natural que ayuda a desactivar la adrenalina; el calcio regula los neurotransmisores y ayuda al cerebro a producir melatonina y renina; la vitamina B6 interviene en la síntesis de varios neurotransmisores; y el triptófano, cuya carencia puede incidir negativamente en cuadros de estrés, ansiedad e insomnio.
  3. Plátano. Si tienes problemas para dormir, tómate un plátano poco antes de acostarte. Debido a su riqueza en magnesio y potasio, ayuda a relajar los músculos propiciando un sueño reparador.
  4. Cerezas. Las cerezas frescas o en zumo, gracias a la “melatonina” que contienen, te ayudarán a conciliar el sueño más rápidamente. No lo dudes, disfruta de esta fruta poco antes de acostarte y dormirás a pierna suelta.
  5. Leche. La leche posee un perfecto inductor del sueño, el calcio, pues es de gran ayuda contra el estrés y la estabilización de las células nerviosas. Disfruta de un reconfortante vaso de leche bien calentito antes de acostarte y verás como te resultará más sencillo conciliar el sueño.

¿Qué alimentos evitar para dormir bien?

Resumimos los alimentos que debes evitar para combatir el insomnio:

  • Alimentos ricos en grasa que impiden la producción de orexina, uno de los neurotransmisores que ayudan a regular el ciclo del sueño junto con la melatonina.
  • Alimentos con altos niveles de proteínas y carbohidratos pueden interrumpir el sueño ya que hacen que el cuerpo pase más tiempo trabajando en la digestión en lugar de centrarse en dormir.
  • Dulces, galletas, cereales o fritos se absorben rápidamente y pueden ocasionar subidones repentinos del azúcar en sangre lo que nos puede despertar.
  • Verduras y hortalizas como la lechuga, a pesar de lo que se crea, cenar ensalada no es recomendable, ya que causa gases e hinchazón estomacal y puede interferir en el descanso.