Una información anónima recibida en los correos de la Policía Nacional habilitados para que cualquier ciudadano denuncie casos de tráfico de drogas ha permitido a la policía norteamericana desmantelar en Houston un laboratorio de metanfetaminas que servía a los cárteles mexicanos en territorio estadounidense.

Agentes de la Unidad central de Delincuencia y Crimen Organizado (UDYCO) recibieron hace varios meses una información anónima en sus correos electrónicos -infobce@policia.es y antidroga@policia.es- en los que una persona, que no se identificó, daba detalles de la existencia de un laboratorio de drogas en Houston (Texas).

Según ha explicado un responsable de la UDYCO, esta información, como muchas otras que diariamente llegan a estos correos de la Policía Nacional, se analiza. Si da pistas creíbles sobre alguna actividad ilícita la investigación se pone en marcha.

En este caso, los detalles ofrecidos por esta persona se pusieron en conocimiento del oficial de enlace de la Oficina Antidroga (DEA) de EEUU en España que, a su vez, trasladó a su país la pista.

Así, las autoridades norteamericanas han logrado detener a dos hermanos que lideraban un laboratorio en Houston (Texas) e incautarse 60 kilos de metanfetamina cristalizada, 240 de metanfetamina líquida, un rifle de asalto automático, cuatro vehículos de alta gama, 3.000 dólares en efectivo, material de laboratorio y precursores químicos.

Cárteles mexicanos en territorio estadounidense

Con esta operación, según destaca la Policía Nacional en un comunicado, se da por desarticulada una fuente de producción de los cárteles mexicanos en territorio estadounidense.

La información inicial apuntaba a que un hombre, como principal responsable, y su hermano estarían estableciendo un laboratorio de drogas de síntesis, concretamente de anfetamina.

A finales de marzo, en virtud de la colaboración española y estadounidense, los agentes lograron frustrar una entrega, procedente de la organización, incautándose de 215 kilogramos de anfetamina en Laredo, Texas.

Los agentes pudieron localizar el lugar concreto en el que los líderes de la organización estaban preparando el laboratorio clandestino, donde tendría a disposición de la organización un cargamento de metanfetamina de gran pureza, compuesto por 300 kilos de metanfetaminalíquida que la organización pretendía dar salida de forma inmediata.

En 30 de abril de 2021, ejecutaron una orden de registro en el laboratorio del que disponían en Texas.

Responsables de la operación han mostrado su satisfacción del desenlace de este dispositivo y de los buenos resultados de la colaboración policial entre países y de las informaciones de ciudadanos, sean anónimas o no. “Son canales de información muy útiles para la Policía”, ha resaltado a Efe un agente.