Unos investigadores de la Universidad Nacional Australiana (ANU) han desarrollado un nuevo nanomaterial que reduciría el tamaño de las gafas de visión nocturna. Actualmente, este tipo de gafas son bastante grandes, ya que en su interior cuentan con tecnología infrarroja. No obstante, el nanomaterial creado promete convertir la luz infrarroja en luz visible para el ojo humano.

Los desarrolladores explican que esta tecnología consiste en una película transparente de nanocristales de arseniuro de galio (un semiconductor) que son cientos de veces más delgados que un cabello humano. Esta película delgada permite que las personas puedan ver claramente en la oscuridad.

Hemos hecho visible lo invisible -ha mencionado la Doctora Rocío Camacho, investigadora principal del estudio-. Nuestra tecnología es capaz de transformar la luz infrarroja, normalmente invisible para el ojo humano, y convertirla en imágenes que la gente puede ver claramente, incluso a distancia”.

Para lograr ver en la oscuridad con las gafas, los investigadores colocaron el arseniuro de galio en una estructura cristalina de unos cientos de nanómetros de espesor. Los desarrolladores afirman que su tecnología es “extremadamente ligera, barata y fácil de producir en masa”.

Su sencillez y su coste permite que este tipo de gafas pueda ser finalmente accesible para usuarios cotidianos. Esto no es posible con la tecnología de las gafas de visión nocturna actuales, puesto que necesitan una congelación criogénica para funcionar que resulta muy costosa de producir.

Dragomir Neshev, Director del Centro ARC para la excelencia en Sistemas Meta-Ópticos Transformadores y Profesor de Física de la ANU, explica que esta tecnología es la primera que ha logrado transformar la luz infrarroja en “imágenes visibles en una pantalla ultradelgada”.

Si bien esta tecnología aún está en fase experimental, los investigadores están trabajando en ello. “Es un desarrollo realmente emocionante y uno que sabemos que cambiara el paisaje para la visión nocturna para siempre”, apunta Neshev.