Las cuadrillas de demolición se preparaban el domingo para demoler el resto del edificio de apartamentos que colapsó parcialmente en el sur de Florida, antes de la llegada de una tormenta que ha generado preocupación de que la estructura se venga abajo de manera peligrosa. Las autoridades suspendieron el sábado las operaciones de búsqueda y rescate para que las cuadrillas iniciaran la precaria tarea de taladrar hoyos para explosivos en el concreto de la estructura que quedó de pie del edificio Champlain Towers South.

La operación conlleva riesgos, pero las autoridades dijeron que era inevitable. La tormenta tropical Elsa se avecina procedente del Caribe y se prevé que azote a Florida el martes por la mañana. La cifra confirmada de muertos es de 24, pero todavía se desconoce el paradero de 121 personas.

El jefe adjunto del Departamento de Bomberos de Miami-Dade, Raide Jadallah, dijo a los familiares de las víctimas que era necesario poner fin a la operación de búsqueda por medidas de seguridad, debido a que las obras podrían provocar el colapso de la estructura. Si eso sucede, comentó, “simplemente se va a derrumbar sin previo aviso”.

Con la tormenta tropical Elsa amenazando el Caribe y ante los pronósticos de que llegue al estado en los próximos días, el gobernador de Florida Ron DeSantis dijo que el edificio en Surfside es “inestable” y “endeble estructuralmente” por lo que la demolición es lo más prudente.

“Si el edificio es derribado, esto protegerá a nuestros equipos de búsqueda y rescate, dado que no sabemos cuándo pueda venirse abajo”, afirmó DeSantis .

La búsqueda de los desaparecidos está suspendida hasta la demolición