Los contagios diarios de coronavirus en Reino Unido están desbocados desde hace semanas. Solo este miércoles, el país ha notificado casi 50.000 positivos, lo que sitúa la incidencia en 600 casos por 100.000 habitantes. Se trata del peor dato de los últimos tres meses, que precisamente coinciden con el hallazgo este miércoles de una nueva variante en el país, bautizada como la Delta Plus +, una “descendiente” de la variante Delta original, culpable de la mayoría de los casos de covid a día de hoy en el mundo.

Pero ¿qué se sabe de la nueva variante? Su nombre científico es Delta AY.4.2, y se trata de una tercera mutación de la original. Los científicos aseguran que es de un 10% a un 15% más transmisible que la variante madre. Además, representa el 6% de los casos nuevos de la enfermedad.

Se caracteriza, además, por tener dos mutaciones en su proteína de pico, llamadas A222V e Y145H. Esta proteína se encuentra en el exterior del virus, y es la que ayuda a que penetre en las células.

Las claves de este Plan B son:

– Volver a establecer la obligatoriedad de las mascarillas en espacios cerrados, una medida que ha desaparecido.

– Volver al teletrabajo, especialmente para los políticos británicos.

– Pasaporte Covid obligatorio para locales de ocio y eventos masivos, a partir de 500 personas en espacios cerrados y 1.000 personas al aire libre.

A pesar de tener este plan de contingencia en mente, el Secretario de Salud británico ha dicho que, si bien estas medidas no ocurrirán “en este punto”, ha pedido a los británicos que no lo descarten del todo.

La tercera dosis como salvavidas

Desde Downing St, se insta a que, quien pueda, reciban una tercera dosis de la vacuna para reforzar sus anticuerpos.

Desde el gobierno aseguran que esta decisión “no es solo para salvar vidas, sino también para mantener las libertades”. Libertades que se verían seccionadas con el Plan B de Johnson en el caso de que los datos se descontrolen.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER