La situación en Afganistán se complica hasta el extremo y se registraron tres explosiones, con más de 60 muertos y 140 heridos, entre ellos niños, tal como confirmaron fuentes oficiales, aunque las cifras podrían seguir aumentando. Entre los fallecidos hay 12 soldados estadounidenses, según confirmó el Pentágono.

“Os vamos a cazar y os lo vamos a hacer pagar”

En una comparecencia ante la nación, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden analizó los ataques y desveló que había estado en contacto “todo el día con los mandos militares” en el terreno. “La situación en el terreno sigue evolucionando inestable”, aseguró, teniendo palabras de reconocimiento a los militares: “Han dado su vida, son héroes”. En palabras de Biden, estaban desplegados “para salvar la vida de otros” con una evacuación “que no se ha visto antes”.

El presidente de EE UU, Joe Biden, durante su comparecencia de este viernes por las evacuaciones de Afganistán tras la toma de pode talibán.

“Son los militares más capaces, más hábiles y más generosos del mundo, son lo mejor que tiene que ofrecer Estados Unidos”, dijo el presidente al mismo tiempo que daba el pésame a “todas las familias” afectadas. “Nos sentimos ultrajados”, aseguró sobre los atentados, y recordó la figura de su hijo fallecido, que también sirvió en la guerra de Irak. “Es una sensación como de entrar en un agujero negro, siento ese dolor”, sentenció, antes de terminar apuntando que EE UU “tiene una obligación con las familias de estos héroes” porque las suyas “han sido vidas dadas en el servicio a los demás, en el servicio a Estados Unidos”. Y tuvo un mensaje para los atacantes: “Os vamos a cazar y os lo vamos a hacer pagar”.

Además, Biden insistió en que la misión “no ha terminado” y que Estados Unidos “va a completarla”. Repitió que los terroristas de ISIS “no van a ganar” porque el país “no se ve intimidado” y la Casa Blanca tiene “toda la confianza del mundo” en los militares para que “los estadounidenses y nuestros aliados salgan de Afganistán”. Biden pide a quienes están en el terreno “tomar todas las medidas necesarias”, incluyendo la posibilidad de enviar más tropas para apoyar en la evacuación. Tras un minuto de silencio, el presidente concluyó diciendo que queda “mucho por hacer” y Estados Unidos “puede hacerlo”.