Más de 156 millones de personas están completamente vacunadas ya contra el COVID-19 en Estados Unidos. Pero a pesar de que las vacunas son extremadamente eficaces contra todas las cepas conocidas del coronavirus, incluida la variante delta, altamente transmisible y que se está propagando con rapidez por todo el mundo, algunas comunidades y médicos están pidiendo que la gente en el país que vuelva a usar mascarillas. ¿Por qué?

El condado y la ciudad de St. Louis, en Missouri emitieron el jueves un aviso sobre la expansión de la variante delta y aconsejaron volver a usar cubrebocas en espacios cerrados, incluso si se está vacunado.

Y a principios de la semana pasada, el condado de Los Ángeles anunció que “recomienda firmemente” que todo el mundo lleve mascarilla en interiores.

[¿Resfriado común o COVID-19? Por qué los síntomas de las vías respiratorias son cada vez más frecuentes y podría confundirse]

Pero, a pesar a la ralentización de la tasa de vacunación y del reciente repunte de contagios en algunos estados, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) no han vuelto a recomendar el uso de mascarillas para las personas totalmente vacunadas.

Si está vacunado, tiene un grado muy alto de protección frente a todas las variantes que sabemos que circulan por Estados Unidos”.

¿Cuándo es necesario pues llevar mascarilla?

Sólo el 55% de los ciudadanos que pueden recibir la vacuna COVID-19 en Estados Unidos han completado su inmunización. Así, en zonas con una baja tasa de vacunación, podría ser conveniente volver a utilizar mascarillas en espacios cerrados, incluidas las personas vacunadas.

“Si está en una comunidad donde hay una gran cantidad de enfermedades y menos de un tercio de la población está vacunada, se debe considerar si la política debe ser usar la mascarilla” . Ponerse cubrebocas consiste “más en proteger a los dos tercios de la comunidad que no están vacunados” que en protegerse a uno mismo, agregó.

Actualmente, cerca de un millar de condados del país están por debajo del 30% de su población vacunada, especificó.

En Wyoming, por ejemplo, solo el 31% de la población está totalmente vacunada, según el Departamento de Salud estatal. Eso significa que la gran mayoría de los residentes sigue siendo vulnerable a contraer el virus.

Es por ello que Andy Dunn, médico de familia y jefe de personal del Centro Médico de Wyoming en Casper, quiere que las personas vacunadas sigan usando mascarilla: “Estas variantes encontrarán una manera” de sobrevivir, afirmó, “haga lo que sea necesario para que el COVID-19 desaparezca”.

[Lo que necesita saber sobre la variante delta, la “mayor amenaza” para eliminar el coronavirus en EE.UU.]

¿Puede contagiarse si está totalmente vacunado?

La mejor respuesta que tiene la ciencia actualmente es “tal vez”.

Ninguna vacuna detiene la transmisión de un virus. Aunque es infrecuente, una persona totalmente vacunada puede infectarse con el COVID-19.

Es lo que ocurrió en un reciente brote asociados a la variante delta en Israel: muchos de los contagiados estaban completamente inmunizados. Estos casos se denominan infecciones de inicio y suelen ser leves.

No hay ningún estudio que analice a las personas vacunadas y su carga asintomática con la variante delta”, aseguró Hugh Cassiere, director de los servicios de cuidados críticos del Hospital Sandra Atlas Bass Heart de la Universidad North Shore en Long Island, Nueva York.

“Esa es la parte que asusta”, dijo Cassiere, “la variante delta tiene una tasa de transmisión muy alta”.

Las vacunas protegen directamente a nivel individual, pero también de forma indirecta a otras personas vulnerables, incluidas aquellas que no están vacunadas, con sistemas inmunitarios deprimidos y niños menores de 12 años.

Una mascarilla reduce su infectividad hacia mí, y la mía hacia usted. Es bidireccional”, recordó Cameron Wolfe, experto en enfermedades infecciosas y profesor de Medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke.

Las mascarillas se consideraron muy eficaces para frenar la propagación del virus el pasado otoño, antes de tener acceso generalizado a las vacunas.

Aun así, “si se trata de algo que es más transmisible”, dijo Wolfe, refiriéndose a la variante delta, “creo que se necesita un poco más de protección”.

[La variante delta del COVID-19 ya tiene presencia en los 50 estados y Washington D.C.]

En consecuencia, los expertos afirman que tal vez haya llegado el momento de volver a normalizar el uso de la máscara en beneficio de todos.

Las personas que deben usar mascarilla son las no vacunadas“, aseguró Marybeth Sexton, profesora de enfermedades infecciosas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory. “Pero a veces creo que probablemente sea necesario que todo el mundo use cubrebocas para conseguirlo”, añadió.

Algunos médicos que tratan casos graves de COVID-19 también están fomentando el uso universal de mascarillas, no necesariamente para reuniones al aire libre como las barbacoas del 4 de julio o fiestas en piscinas, sino para zonas interiores más concurridas, donde los clientes probablemente no saben con quién están compartiendo espacio, como una sala de cine.

Se trata de “situaciones de mayor riesgo”, dijo Russell Vinik, jefe de operaciones médicas de la Universidad de Utah Health en Salt Lake City. “Con tantas incógnitas ahora, es prudente llevar una máscara.

Hasta ahora no hay indicios de que llevar mascarilla cause daños físicos.

 

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER