El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, instó a su homólogo chino, Xi Jinping, a no convertir la “competencia” que tienen sus países en un “conflicto”, durante la primera reunión virtual entre ambos mandatarios, en la que el líder de China abogó por el “respeto mutuo” entre las dos naciones y por desarrollar relaciones “sanas y estables” y “coexistir en paz”.

El inquilino de la Casa Blanca pidió a Xi “asegurar que la competencia” entre los países “no se desvíe hacia un conflicto, ya sea intencionado o no”, sino que sea una “competencia simple y directa”.

“Me parece que necesitamos establecer algunas barreras de sentido común, ser claros y honestos cuando no estamos de acuerdo, y trabajar juntos donde nuestros intereses se cruzan, especialmente en asuntos globales vitales como el cambio climático”, apuntó Biden.

Asimismo, incidió en que nada de ello supone un “favor” para Pekín o Washington, sino que “lo que hace el uno por el otro” supone un “liderazgo mundial responsable”. “Y usted es un líder mundial importante, al igual que Estados Unidos”, reconoció.

En esta línea, Biden subrayó que la relación bilateral de China y Estado Unidos “tendrá un impacto profundo” en ambos territorios, pero también en “el resto del mundo”, por lo que, añadió, “todo los países tienen que jugar con las mismas reglas”.

No obstante, también se desarrollan tensiones actualmente entre los países. Entre ellas, Taiwán es uno de los temas que más conflicto genera en las relaciones bilaterales entre ambas potencias, pues la isla denuncia con el apoyo de Washington los constantes sobrevuelos de aviones militares chinos en el espacio aéreo taiwanés, lo que China ha criticado.

Pekín considera Taiwán como parte de su territorio pese a que es independiente ‘de facto’ desde el final de la guerra civil china en 1959.

Además, Washington condena el “genocidio y crímenes contra la humanidad”ejercida por Pekín en la represión de los musulmanes uigures y de otras minorías en la región de Xinjiang.

Las relaciones entre ambas potencias se deterioraron durante la presidencia de Donald Trump (2017-2021) con rifirrafes en campos como el comercial, el tecnológico, el diplomático, el de seguridad, a cuenta de los derechos humanos y por la mencionada situación de Taiwán.

En los últimos encuentros entre funcionarios de ambos países, Estados Unidos ha reiterado a China su inquietud por los derechos humanos, tanto en la región de Xinjiang, como en Hong Kong, y por la situación en el mar de la China Meridional.

Por su parte, Pekín espera que Washington adopte “políticas racionales y pragmáticas” y que no use “cuestiones relacionadas con la soberanía y la seguridad” para “interferir en los asuntos internos de China”.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER