La Florida reportó el lunes 46,105 casos más de COVID-19 y 1,064 muertes adicionales a los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC), según los cálculos del Miami Herald de los datos de los CDC.

Según el análisis del Herald, todas las nuevas muertes, excepto 51, se produjeron después del 9 de agosto. Alrededor del 64% de los nuevos fallecidos murieron en las últimas dos semanas, según el análisis. La mayoría de las muertes se produjeron durante la última oleada de casos de COVID-19 en la Florida, impulsada por la variante Delta.

En los últimos siete días, en promedio, el estado ha sumado 346 muertes y 17,570 casos cada día, según los cálculos del Herald de los datos de los CDC.

El repunte del lunes en el número de casos y decesos reportados se debe a la nueva forma de contar las muertes y los casos y a que la agencia no reporta nuevas cifras el sábado o el domingo. Las cifras incluyen los totales de los dos días del fin de semana y del viernes.

Esta nueva forma de informar fue implementada por los CDC a principios de agosto, causando aberraciones ocasionales de un día como las 1,388 muertes adicionales del jueves y las 902 muertes más reportadas el 31 de agosto.

En total, la Florida ha registrado al menos 3,354,836 casos confirmados de COVID y 46,973 muertes.

Hospitalizaciones por COVID-19 en la Florida

En todo el estado, 256 hospitales informaron de 13,773 personas hospitalizadas por COVID-19 en la Florida el domingo, según los datos publicados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. Esto supone 155 pacientes menos que el informe del día anterior.

Los pacientes con COVID-19 ocuparon el 23.95% de las camas disponibles en los hospitales que hicieron reportes.

De los hospitalizados, 3,183 personas estaban en camas de la unidad de cuidados intensivos, lo que supone un descenso de 31 respecto al informe del día anterior. Esto representa el 48.51% de las camas de las UCI en los 256 hospitales que reportaron.